Toque de queda a la una para las terrazas de Centro

El Ayuntamiento modificará la Ordenanza para reducir el horario de los establecimientos según su distrito siguiendo el ejemplo de Cascorro.

La de San Ildefonso es una de las plazas en las que las terrazas tienen en pie de guerra a los vecinos
La de San Ildefonso es una de las plazas en las que las terrazas tienen en pie de guerra a los vecinos

El Ayuntamiento modificará la Ordenanza para reducir el horario de los establecimientos según su distrito siguiendo el ejemplo de Cascorro.

La próxima ordenanza de terrazas que está elaborando el Gobierno de Manuela Carmena para la capital contemplará un adelanto en el horario de cierre de estos espacios de hostelería al aire libre en determinados distritos. Lo avanzó ayer el concejal de Centro y de Chamberí, Jorge García Castaño, durante una comparecencia en el Pleno de Cibeles en la que el portavoz adjunto del PP, Iñigo Henríquez de Luna, acusó al Ejecutivo de Ahora Madrid de haber emprendido «una causa general» contra este tipo de establecimientos: «Han iniciado una campaña de acoso y derribo contra las terrazas, que nos parece absolutamente impresentable. Le pedimos menos puño cerrado y más mano tendida», señaló el número dos del grupo municipal popular. García Castaño puso como ejemplo el distrito Centro, para justificar la necesidad de modificar los horarios nocturnos. El Gobierno de Carmena defiende que las terrazas en los barrios de Centro adelanten su cierre, actualmente fijado en las 2:30 horas los viernes, sábados y vísperas de festivos, y para la una de la madrugada de domingo a jueves. «La morfología de Centro», señaló García Castaño, hace inviable la convivencia cuando las terrazas cierran a las 2:30 horas. Por ello, dejó sobre la mesa la propuesta de incorporar a la próxima ordenanza un cambio en los horarios que discrimine en función de la naturaleza y el perfil de cada distrito: «Hay zonas que podrán asumir horarios más altos».

Una pista de hacia dónde camina la nueva ordenanza de terrazas la encontramos en la plaza de Cascorro. Este año, según los datos ofrecidos por el concejal de Centro, el número de terrazas ha aumentado de 2 a 14 en este punto. La superficie total dedicada al negocio hostelero al aire libre en Cascorro casi se ha triplicado: de 93 a 294 metros cuadrados. Un crecimiento que ha sido fruto de la autorregulación. Hosteleros, vecinos y Ayuntamiento han firmado un acuerdo para que estas 14 terrazas puedan funcionar dentro de la legalidad a cambio de adelantar el horario de cierre: de jueves a domingo, a las doce de la noche; y a la 1:00 los viernes, los sábados y las vísperas de festivo. De hecho, en la documentación que están recibiendo las nuevas terrazas ya se contempla el «recorte» del horario en virtud del acuerdo con el consistorio.

El otro cambio sobre el horario de terrazas que podría contemplar la nueva ordenanza afectará al horario de apertura. Actualmente, las terrazas sólo pueden montarse a partir de las 10 de la mañana. Sin embargo, García Castaño dejó entrever que en distritos con un marcado «perfil turístico», precisamente como el distrito Centro, las mesas en la calle podrían montarse desde las 8:30 horas, un extremo en el que coincide el PSOE: «Podrían así ofrecer desayunos», señaló el concejal socialista José Manuel Dávila.

Respecto al adelanto en el horario de apertura de las terrazas, los empresarios madrileños expresaron ayer su total acuerdo. CEIM informó ayer de que ha pedido al consistorio que CEIM ha pedido al Ayuntamiento que permita «el inicio de la actividad de las terrazas a la misma hora que lo haga el propio establecimiento, y que se derogue la norma de no poder empezar antes de las 10 horas». Para los empresarios madrileños, «el adelanto del horario sería un importante atractivo para los turistas que visitan la ciudad porque podrían disfrutar de los espacios públicos desde primera hora de la mañana, especialmente, en verano».

Al margen de la modificación de horarios, García Castaño planteó ayer en su intervención otras tres propuestas a incorporar a la futura ordenanza: que sea la Agencia Tributaria la instancia encargada del cobro de las multas en lugar las juntas de distrito; que los incumplimientos reiterados se traduzcan en el cierre de la terraza en cuestión; y que no se otorgue la autorización mientras existan sanciones pendientes de pago.

Con fecha de junio de este año, el número de autorizaciones de terrazas ha llegado hasta las 645, frente a las 611 de hace un año. Esto supone que el suelo dedicado a ella ha crecido en los últimos doce meses 483 metros cuadrados. De ese total, el 75% –459 terrazas– tienen expedientes disciplinarios pendientes. Un total de 198 tienen expedientes por instalación sin autorización. Respecto a las actas de inspección, las no autorizadas de julio de 2014 a junio de 2015 fueron 647, mientras que desde esa fecha a junio de este año son 485. Las autorizadas pasan, en los mismos periodos, de 738 a 689. «No hay un incremento de las actas pero sí de retirada de mobiliario», señaló el edil de Ahora Madrid.

Puso además el ejemplo de cómo han modificado las principales plazas con terrazas. Al margen de Cascorro, en la plaza de la Cebada, se ha pasado de 96 a 142 metros cuadrados; en la plaza del Rey, hay ahora 5 terrazas en lugar de las dos del pasado año –de 12 metros cuadrados se ha pasado a 92–; en Montera hay 21 terrazas, frente a las 12 de 2015, a las que se podría sumar otra docena; en la plaza de San Ildefonso, se ha pasado de una a tres terrazas. En estos repartos, algunos locales han visto reducido su número de mesas.