Una reforma de 1,8 millones para el palacete que pide el Patio Maravillas

El edificio situado en Alberto Aguilera comenzará sus obras en 2016
El edificio situado en Alberto Aguilera comenzará sus obras en 2016

Carmena incluye en sus presupuestos las obras que necesita el inmueble de Alberto Aguilera 20.

En diciembre, el Gobierno de Manuela Carmena tiene previsto realizar las primeras cesiones de espacios públicos a asociaciones y entidades vecinales. Se realizarán conforme al marco regulador que el área de Gobierno de Asociaciones y Coordinación Territorial se encuentra actualmente terminando y que incluye la elaboración de un censo de espacios públicos disponibles a cuya redacción el equipo de Ahora Madrid destinará 30.000 euros. Para poder poner en marcha este proceso de cesiones, el consistorio también ha programado para los próximos meses un intenso programa de obras y reformas en los edificios susceptibles de poder alojar a las asociaciones que ya han solicitado un local.

Uno de los inmuebles que más polémica ha generado en las últimas semanas es el ubicado en el número 20 de la calle Alberto Aguilera. Se trata de un palacete construido en la década de los 20 del pasado siglo, con tres plantas y casi 3.000 metros cuadrados. La controversia en torno a este espació surgió cuando el Patio Maravillas lo señaló como el «más adecuado» para realizar las actividades que en los últimos años han venido desarrollando en otros edificios cuyos integrantes ocuparon ilegalmente. En la actualidad, este inmueble acoge la base 2 de los efectivos de emergencia del Samur, una de las que más avisos recibe.

El pasado 6 de octubre, el colectivo okupa sorprendía incluso al Gobierno de Carmena con un comunicado en el que demandaba la cesión del palacete: «Indudablemente necesitamos las cuatro paredes que nos permitan ser infraestructuras del común. Esas cuatro paredes queremos que sean las del edificio sito en la calle Alberto Aguilera 20», aseguraba el escrito. Al margen del uso final de este espacio, lo que sí parece tener claro el equipo de Gobierno municipal es la necesidad de realizar una reforma de calado en su interior. Los presupuestos aprobados esta semana por el Ejecutivo de Carmena establecen una inversión de 350.000 euros para 2016. Sin embargo, será en 2017 cuando los trabajos de lavado de cara en el palacete se intensifiquen. Será entonces cuando las arcas municipales destinen casi un millón y medio –1.450.000 euros– a obras y reformas dentro del programa de Gestión y Defensa del Patrimonio. La factura, de este modo, se elevará hasta los 1,8 millones en los dos próximos ejercicios.

Dentro de las posibilidades que el Patio Maravillas ha puesto encima de la mesa en sus conversaciones con el consistorio –el delegado Ignacio Murgui confirmó hace diez que sí habían realizado la petición oficial de un espacio dentro del futuro marco regulador– también se ha barajado la opción de que la nueva sede del colectivo se termine ubicando dentro del Centro Cultural Conde Duque. En este enclave, las obras de reforma están presupuestadas para 2016 en 200.000 euros dentro del programa de Patrimonio Cultural y Paisaje Urbano. Como en el caso del palacete de Alberto Aguilera, el grueso de las obras tendrán lugar en 2017. En ese año, se invertirán en Conde Duque otros tres millones de euros.

Precisamente los colectivos que integran el Patio Maravillas ocuparán hoy el Paseo del Prado entre las 11 y las 14 horas –aprovechando el cierre al tráfico dominical– para realizar actividades, pero, fundamentalmente, para recordarle a Carmena, tal y como figura en la convocatoria, que «es imprescindible que el patio tenga un edificio».