Lipasam, dispuesta a expedientar a empleados por vandalismo

Al quinto día de huelga, la pérdida media de un trabajador de Lipasam llega a 400 euros

La basura en La Gavidia supone un grave perjuicio para los bares
La basura en La Gavidia supone un grave perjuicio para los bares

Quinto día de huelga. La basura se amontona en las calles, pero Ayuntamiento y comité de empresa radicalizan posturas, con cruce de denuncias incluido.

Quinto día de huelga. La basura se amontona en las calles, pero Ayuntamiento y comité de empresa radicalizan posturas, con cruce de denuncias incluido. Ningún avance y la intranquilidad hace mella en los trabajadores, el «pulso» se reflejará drásticamente en las nóminas que defienden a razón de 80 euros diarios de media. Ni en 2000 (4 días) ni en 1994 (3) se alargó tanto. La pérdida media por trabajador llega hoy a 400 euros. Los comités defienden la «unidad» existente en la plantilla y trasladan el «nerviosismo» al Ayuntamiento, que reitera sus «premisas» para sentarse a negociar: reducción de la masa salarial del 5% y aplicación de la jornada de 37,5 horas. Como en abril.

A primera hora, la sección sindical de UGT en Lipasam anuncia que va a denunciar al Ayuntamiento por «incumplimiento de los servicios mínimos». Advierten de que el Consistorio ha contratado cubas, que hay personal de Protección Civil y del servicio de limpieza viaria recogiendo basuras y que la empresa pretende arreglar fuera de sus talleres camiones averiados. CC OO también lo hace y anuncia para otra reclamación «por la vía penal» por un posible delito contra el derecho de los trabajadores. El Gobierno no ve nada excepcional tirar de contratos ordinarios

Pero los actos vandálicos continúan. Y Zoido lo deja claro: si no cesa, no habrá diálogo. De madrugada ardieron seis contenedores más (ya van 24, aunque los trabajadores mantienen que a diario, y sin huelga, se detectan estos incidentes; comisiones dijo que la Policía busca a un pirómano desde hace quince días, ante del lío) y tres trabajadores de la empresa de limpieza fueron «descubiertos» por la Policía volcando depósitos de residuos, a los que se han abierto diligencias policiales, según Vílchez. Al comité de empresa no le consta nada, pero según pudo saber este diario, Lipasam estudia la posibilidad de expedientarlos. Uno de ellos, además, tiene vínculo familiar con un miembro del comité. ¿Puestos heredados?

Vílchez explica que Protección Civil se limita a colocar bien los container saboteados (más de 100 desde la madrugada del lunes). Pero también critica que se sellan cerraduras de almacenes y parques y las «averías» de camiones se intensifican, al margen de pintadas ofensivas contra los mandos en la fachada exterior del Parque Sur. El valor de los daños provocados continúa ascendiendo, más de 10.000 euros ya.

Vílchez repitió que «en el momento en el que cesen esos actos, entraremos en una negociación que tiene como premisas aplicar la jornada de 37,5 horas semanales y una reducción del 5% salarial. Ni más ni menos que lo que se firmó en abril de 2012 y lo que se le ha planteado al resto de trabajadores municipales». Los matices los pone Antonio Bazo, presidente del comité. «En Emasesa se tuvieron en cuenta otras variables; en Tussam se aplicó dentro del plan de viabilidad; y en el Ayuntamiento no fue lineal sino escalonada. Planteamos buscar otras fórmulas de ahorro y las rechazan; el ahorro previo de personal rebajaría la cifra de 3,3 a 1,3 millones a descontar».

Desde el Ayuntamiento se pide al comité de empresa que se haga un «llamamiento a la calma», porque «nunca negociaremos bajo coacción». Pero Bazo asegura que Vílchez «engaña» a la ciudadanía incluyendo «actos vandálicos ajenos a las movilizaciones». ¿Una de las partes miente o lo hacen las dos? La respuesta es evidente.

La consecuencias de la huelga provocan ya un claro perjuicio a la ciudad. El centro y barrios periféricos como Los Bermejales, Nervión o Los Remedios están siendo los más afectados. Desde CC OO se habla de discriminación a la hora de seleccionar la recogida: «¿Los hoteles tiene más derechos que los comerciantes de los barrios? ¿Son mejores los sevillanos de la Ronsa Histórica que los de Miraflores?»

El Ayuntamiento calcula que desde que se inició la huelga se han recogido 565.008 kilos de residuos urbanos, siendo un 20,9% de los 2.701.000 kilos estimados de basuras que se tendrían que haber recogido. Por tanto, habría acumulados en la vía pública unos 2.135.992 kilos.

La comisión del ejecutivo local decidió presentar el recurso al TSJA sobre los servicios mínimos, solicitando la ampliación de los mismo y estar en igualdad de condiciones con otras ciudades. La delegación de Empleo rechazó la petición de empliación pese a que los servicios mínimos no llegan a recoger el 30% de la basura. Un parque móvil viejo y las continuas averías pueden prolongar la suciedad hasta después de llegar a un acuerdo por la falta de vehículos. En talleres sólo hay dos operarios en servicios mínimos. Huele mal.