Cuando el caviar no se come, pero sí se escucha, se ve y se lee

La compañía rusa Caviar anuncia la inminente salida al mercado de su particular colección del Samsung S22 a 7.000 dólares de media.

Los modelos del Samsung S22, pasados por el filtro de Caviar.
Los modelos del Samsung S22, pasados por el filtro de Caviar. FOTO: Caviar

Quizá no sean los mejores días para hablar de caviar ni de empresas rusas, pero la sinrazón de la odiosa guerra no debería oscurecer todo lo demás. El caso es que en Nizhny Novgorod, la quinta ciudad más poblada del gigante europeo del Este, se asienta una empresa, de nombre Caviar, que se dedica a embellecer productos tecnológicos. Y, habida cuenta de la creciente demanda de los mismos, parece que no les va nada mal.

“Nuestro objetivo principal es enfatizar la singularidad y la identidad propia de cada persona. Más de 7.000 millones de personas viven en el mundo. Cada uno de nosotros es extraordinario, interesante y especial. Al crear modelos excepcionales de teléfonos inteligentes y accesorios, exclusivos en su esplendor, los artesanos de Caviar dan vida a los deseos más íntimos de personas extraordinarias y exigentes”, se puede leer en su propia página web.

Lo último que sabemos de este caviar que no se come es que tienen preparada la salida de seis exclusivos modelos que redondean su particular colección de la flamante del Samsung S22, que se completa con el S22+ y el Galaxy S22, y que selectos bolsillos de todo el planeta ya están preparando la chequera para adquirirlos. Son ideales para aquellos clientes a los que el vidrio Gorilla Glass Victus+ les parezca un material poco refinado y el precio de hasta 1.658,99 euros demasiado bajo.

En realidad, se trata de un trabajo propia de la orfebrería más refinada. La compañía rusa emplea materiales nobles, como la fibra de carbono, el titanio, el oro de 24 kilates o la piel de cocodrilo, para embellecer teléfonos móviles, cuyo hardware y funcionalidades, por supuesto, se respetan absolutamente para seguir dando perfecto servicio al usuario.

En total, son seis los modelos que se van a poner a la venta; sus nombres, Bird of Prey, Ocelot, Drive, Great Gatsby, Victory y Titanium, su demanda, más que amplia y su oferta, evidentemente corta. De hecho, hay habilitada una especie de lista de espera para poder satisfacer el deseo de los consumidores más exclusivos. Los precios van desde los 5.500 euros hasta los 6.900 del modelo Ocelot que se adorna con oro y titanio y del que solo saldrán a la venta 99 unidades.