Madrid estudia el veto a los residuos de Rivas y Arganda

Ambos dejan en la capital 50.000 toneladas al año en Valdemingómez, cuando pertenecen a la Mancomunidad del Este. El Ayuntamiento actuará si prosperan las medidas cautelares solicitadas por Más Madrid para evitar que la planta de Vallecas sustituya a la de Alcalá de Henares

Vecinos de Vallecas volverán a manifestarse contra la llegada de basuras al vertedero de Valdemingómez como ya hicieran antes de que acabara el año
Vecinos de Vallecas volverán a manifestarse contra la llegada de basuras al vertedero de Valdemingómez como ya hicieran antes de que acabara el añoCipriano Pastrano DelgadoLa Razón

La suerte está echada en el Parque Tecnológico de Valdemingómez (PTV). Desde el pasado fin de semana, el vertedero municipal ya acoge también los residuos de los 31 municipios de la Mancomunidad del Este. Así lo decidió la Comunidad de Madrid tras la petición de la Mancomunidad, que ha visto cómo el vertedero de Alcalá de Henares cumplía el pasado viernes su vida útil sin manejar alternativas viables y con su sustituto, el vertedero de Loeches, no disponible hasta 2021. Así el PTV de Vallecas recibirá no más de 220.000 toneladas de residuos adicionales en un plazo máximo de 18 meses. El Ayuntamiento de Madrid ha acatado la decisión en un ejercicio de «responsabilidad», si bien no ha dejado de señalar la pésima gestión realizada al respecto por el alcalde de Alcalá, el socialista Javier Rodríguez Palacios.

Ante esta situación, el grupo municipal de Más Madrid anunció que solicitará medidas cautelares a los juzgados para suspender la llegada de los residuos a Vallecas, según avanzó la concejala Esther Gómez. En opinión del partido, la decisión es «inadmisible» porque demuestra la «falta de previsión de la Comunidad y de la Mancomunidad del Este, que sabían desde hace tiempo que esta situación iba a llegar». «Los vecinos de Vallecas no se merecen esto», defendió Gómez, que se reafirmó en esta decisión de Más Madrid para poder «proteger la salud de los vecinos de Vallecas».

El Parque Tecnológico de Valdemingómez comenzó a recibir el pasado  sábado los residuos de los más de 775.000 habitantes de los 31 municipios agrupados en la Mancomunidad del Este
El Parque Tecnológico de Valdemingómez comenzó a recibir el pasado sábado los residuos de los más de 775.000 habitantes de los 31 municipios agrupados en la Mancomunidad del Este FOTO: C. Pastrano (nombre del dueño) Cipriano Pastrano

Sin embargo, y según ha podido saber LA RAZÓN, el Ayuntamiento de Madrid ya está preparando una respuesta. El Consistorio presidido por José Luis Martínez-Almeida se plantea adoptar medidas similares a las que ha tomado Más Madrid, pero en lo que respecta a la gestión de los residuos de Rivas-Vaciamadrid y Arganda del Rey. Ambas localidades, que pertenecen a la Mancomunidad del Este, llevan enviando sus desperdicios a la planta de Valdemingómez desde hace 30 años, desde finales de los ochenta.

En el caso concreto de Rivas-Vaciamadrid, el municipio dejó de trasladar sus residuos durante un tiempo porque no pagaba la tasa, pero Ahora Madrid, con Inés Sabanés de concejala, volvió a autorizarlo en 2017 sin firmar ningún convenio ni informes.

Los dos municipios suponen un extra de 50.000 toneladas anuales a Valdemingómez. Si tenemos en cuenta que llevan más de tres décadas enviándolos a la planta de la capital, equivale a más de 1,5 millones de toneladas de más que han sido tratadas en Madrid. Además, el Consistorio cree que estos movimientos se han dado sin justificación alguna.

No es la primera vez que el Ayuntamiento pone sobre la mesa la posibilidad de «vetar» los residuos de Rivas y Arganda. En el Pleno celebrado el pasado 30 de octubre, la corporación municipal aseguró que, si finalmente la capital no acogía esas 220.000 toneladas extra del Este de la región, ningún otro municipio, aparte de Madrid, lo haría. El Gobierno municipal respondía así a las acusaciones del PSOE y Más Madrid, que hacían responsable al Ayuntamiento y la Comunidad de la posibilidad de que Valdemingómez sustituyera al vertedero de Alcalá, algo que se cumplió la semana pasada.

Además del tope de 220.000 toneladas y de la firma de un convenio que se extenderá 12 meses, con una prórroga máxima de seis, hay otras condiciones que se han impuesto para que Valdemingómez acepte la basura de las localidades del Este. Por ejemplo, las condiciones técnicas: solo se tratarán residuos domésticos procedentes de la recogida domiciliaria, excluyendo «los peligrosos o no autorizados para su tratamiento». Además, el convenio, subraya el «coste cero» para el Ayuntamiento: la Mancomunidad se hará cargo del traslado de los residuos desde el Parque Tecnológico de Valdemingómez hasta la futura planta de Loeches, así como de la gestión en dichas instalaciones. En este sentido, fuentes municipales aclararon a LA RAZÓN que el traslado diario de basura desde los municipios del Este correrá a cargo asimismo de la Mancomunidad.