Vecinos de Vallecas protestan ante Cibeles contra el envío de más residuos a Valdemingómez

A la protesta han acudido, además, distintos representantes políticos de la izquierda madrileña.

Centenares de vecinos de Vallecas se han concentrado este domingo a las puertas del Ayuntamiento de Madrid para clamar contra la decisión de asumir en la planta de Valdemingómez los residuos procedentes de la Mancomunidad del Este.

“No más basuras para Vallecas” ha sido el grito de guerra entonado por los manifestantes, muchos de los cuales han acudido a la protesta con mascarillas y silbatos, así como con pancartas en las que podía leerse “Vallecas dice basta”, “Queremos soluciones y no olores” o “Estamos hartos de abusos”.

Desde el pasado 28 de diciembre, día en que agotó su capacidad el vertedero de Alcalá de Henares, las basuras de los 31 municipios de la Mancomunidad del Este, con más de 700.000 habitantes, se trasladan a la planta de Valdemingómez, informa la agencia Efe.

Una decisión que se adoptó después de que la Comunidad de Madrid instara al Gobierno municipal a asumir “de manera transitoria y excepcional” los residuos en Valdemingómez hasta la apertura de la planta de Loeches, prevista para principios de 2021.

"Vallecas no puede ser el vertedero de la Comunidad de Madrid (...) estamos como en los peores tiempos de Valdemingómez", ha indicado a los medios el presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (Fravm), Quique Villalobos.

La Fravm, que estima que el Ayuntamiento ha cometido "un ilícito administrativo", considera que los residuos del Este se podrían acumular provisionalmente en el vaso del vertederos de Loeches que ya está construido, y Villalobos ha apuntado que en el Ensanche de Vallecas hay una concentración de contaminantes como dioxinas y furanos que triplica la del distrito de Salamanca.

Judit, una vecina vallecana, ha afirmado a Efe que "muchas veces huele muy mal" en su barrio, pero que sobre todo le preocupa su salud y la de sus hijos, y cree que se está cometiendo "una injusticia".

Otro residente de la zona, David, ha subrayado que Vallecas "lleva muchos años sufriendo tanto la contaminación, que no se ve, como la peste", y que "no es una cuestión de solidaridad o no, sino de no haber hecho bien las cosas la Mancomunidad del Este".

"Por las noches no hay quien salga a la calle", ha protestado José Luis, también vecino del Ensanche de Vallecas.

A la protesta han acudido, además, distintos representantes políticos de la izquierda madrileña.

El concejal de Más Madrid Paco Pérez ha declarado que “si Valdemingómez estuviera en el norte no se hubiera buscado esta solución”, y ha manifestado su confianza en que los tribunales concedan la paralización cautelar que ha pedido su formación ante una medida “injusta y arbitraria” y que representa “un abuso y un fracaso de la Comunidad de Madrid”.

El líder de Más País, Íñigo Errejón, ha instado a la Comunidad a poner sobre la mesa “una alternativa” al envío de 230.000 toneladas anuales de basuras del Este a Valdemingómez, y ha pedido al PP y a Ciudadanos que “en vez de dedicarse a especular o a jugar a la Edad Media con el pin medieval se ocupe de la salud de los madrileños”.

Por parte del PSOE, el concejal Alfredo González ha exigido al alcalde, José Luis Martínez-Almeida (PP), que “acabe con las mentiras y los engaños” de los vecinos del sur de la capital, a los que “lleva siete meses despreciando”, al tiempo que ha reprobado la “nefasta gestión” e “indolencia” de la Comunidad.

La portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea regional, Isa Serra, ha coincidido en que el panorama es “inasumible” para Vallecas, y ha apostillado: “Qué podemos esperar de una presidenta (Isabel Díaz Ayuso) que dice que la contaminación no mata a nadie”.

Y el diputado autonómico Javier Cañadas, también de Unidas Podemos, ha señalado que la Comunidad debe “tomar cartas en el asunto” y empezar a sustituir el modelo de “macrovertederos” por uno “descentralizado”. Efe