El timbre del cole suena hoy en casa en Madrid

Cursos acelerados para formar a profesores en herramientas que les permitan comunicarse con los alumnos a distancia y quejas de alumnos por la «sobrecarga» de deberes

El director del centro Simone Ortega de Móstoles, Francisco García (de pie), junto a otro profesor
El director del centro Simone Ortega de Móstoles, Francisco García (de pie), junto a otro profesorCONNIE G. SANTOSLA RAZON

Hoy lunes es la prueba de fuego para cientos de profesores y alumnos madrileños de todos los niveles educativos para los que el timbre del colegio suena en casa y hay que entrar en la rutina del estudio a distancia de manera imperativa y para lo que no todo el mundo está acostumbrado.

Confusión e incertidumbre entre el profesorado y cursos acelerados para el manejo de aplicaciones y herramientas que permitan dar clases a sus alumnos a distancia. Es lo que han vivido estos días atrás los profesores en el centro público integrado de FP Simone Ortega de Móstoles y, en general, otros centros educativos de la Comunidad de Madrid desde que se suspendieron las clases. El jueves y el viernes pasado el director estuvo reunido con los profesores para analizar las órdenes de la Consejería de Educación y ver cómo organizar el trabajo para que no se interrumpa la actividad académica.

En el Simone Ortega, el viernes tuvieron una reunión de trabajo y los profesores no ocultaban su preocupación sobre cómo afrontar este nuevo modo de impartir las clases de la noche a la mañana. «Es complicado porque las instrucciones de Educación nos han cogido de improviso y no sabemos cómo va a evolucionar todo esto porque no es lo mismo que una clase presencial», asegura Francisco García, director del centro. Pero, con todo y con eso, el profesorado del centro está dispuesto a hacer un esfuerzo teniendo en cuenta que la casuística es diversa. «Tenemos docentes que están muy familiarizados con las nuevas tecnologías, que utilizan el aula virtual, herramientas del entorno de Google o incluso hay quien tiene su propio blog; pero también tenemos otros que no están muy habituados y a los que estamos enseñando y miniformando, aunque también se puede mantener una formación a través del correo electrónico», asegura. «Hay muchas opciones que permiten mantener contacto con nuestros alumnos a distancia dentro de la plataforma EducaMadrid, pero hay profesores que no las estaban utilizando y es complicado que de la noche a la mañana las usen, porque requieren formación», añade.

Todos están convencidos, no obstante, de que el trabajo que pueda realizar el alumnado en sus casas se puede evaluar aunque «lo importante es mantener la acción docente». La dirección del centro ya ha pedido a los profesores que mantengan tutorías a distancia con sus alumnos y busquen la fórmula de poder comprobar el grado de adquisición de conocimientos.

El viernes el director del centro dio todas las instrucciones para que los profesores se acogieran al teletrabajo. Se había prohibido el acceso al centro a los alumnos y los pasillos olían a lejía por las labores de desinfección que habían realizado.

Ahora bien, ¿se puede salvar el curso con una formación a distancia? «Sí se puede, aunque se ve todo condicionado, si no se prolonga mucho más de veinte días. Si sobrepasa los treinta, ya sería diferente», explica.

Otra cuestión son las prácticas en este centro con alumnado entre los 15 y los 50 años en el que se imparten muchos módulos de todos los grados de FP que tienen una importante carga práctica, entre ellos el de Hostelería y Turismo. «A muchos alumnos les correspondía iniciar sus prácticas pero «estamos teniendo dificultades. Muchos hoteles y empresas nos han comentado que no consideraban que era el mejor momento para hacerlas, ni la situación es para correr riesgos».

El centro, que tiene una intensa actividad práctica ligada a la académica, decidió suspender el viernes una comida para 200 personas, además de otros actos culturales que esperan reanudar cuando pase la emergencia sanitaria.

Refuerzo y ayuda

Muchos centros no están preparados ni formados ni tienen infraestructura para desarrollar un sistema e-learning. Consciente de esta circunstancia, la Comunidad de Madrid ha reforzado la formación para ayudar al profesorado en la creación de aulas virtuales y el uso de otros recursos a través de la plataforma tecnológica EducaMadrid. Lo ha hecho a través de dos cursos: «Crea tu blog en Educamadrid» y «Crea tu aula virtual en Moodle», en los que los docentes pueden crear un repertorio de recursos para sus estudiantes e ir comunicando actividades con el fin de crear un sitio web útil, práctico y operativo. Durante las primeras horas, estas dos acciones tuvieron una gran acogida, como demuestra los cerca de 1.600 inscritos, según ha informado la Consejería de Educación. Además, para autoaprendizaje y consulta, el profesorado de la Comunidad de Madrid también dispone de una serie de cursos y tutoriales en abierto sobre la plataforma tecnológica EducaMadrid. La iniciativa empieza a tener éxito como demuestra el hecho de que el tráfico en EducaMadrid ha pasado de 650.000 a 950.000 accesos o el material puesto a disposición en la plataforma por parte de los docentes, que ya llega a los 2.841 contenidos, como cursos, clases y materiales. Mientras, muchos alumnos se quejan de la «avalancha» de deberes. Irene, una alumna de 1º de Bachillerato de un instituto se ha elaborado una lista de los deberes que recibió sólo el viernes. «¡Tengo tantos que ya no sé por donde empezar», dice.

Las claves

  • Algunos profesores o centros no estaban preparados para desarrollar un sistema de e-learning con el que dar continuidad a la actividad educativa.
  • La Consejería de Educación ha reforzado la formación y ayuda a los docentes para la creación de aulas virtuales.