Madrid rechaza que la distancia entre alumnos tenga que ser de 1,5 metros

Quiere que lo decidan las autonomías. Cree que las propuestas del Gobierno «son irrealizables» porque «en dos meses no se pueden modificar los espacios y el gasto de profesorado sería enorme"

«El próximo curso tiene que iniciarse de la manera más normal posible. Los alumnos, los docentes y las familias han sufrido mucho durante estos meses. Solamente si las razones sanitarias lo indican, es cuando hay que hacer un arranque de curso diferente», ha dicho el consejero de Educación, Enrique Ossorio.

En su opinión, habrá que mantener algunas medidas de higiene, «pero sin convulsionar el sistema». De momento, quiere que la distancia entre alumnos el próximo curso no tenga que ser necesariamente de 1,5 metros, como ha establecido el Gobierno por decreto. Y es lo que propondrá en la reunión sectorial que mantendrá la ministra de Educación, Isabel Celaá, con los consejeros del ramo mañana: que las comunidades autónomas puedan establecer una distancia de seguridad al principio de curso en función de las circunstancias sanitarias.

«Las propuestas que ha ido lanzando el Ministerio a la opinión pública durante las últimas semanas son irrealizables, porque en dos meses no podemos modificar los espacios de los centros educativos y porque el gasto en el profesorado sería enorme. La redacción del Real Decreto Ley nos lleva a convulsionar el sistema educativo en el inicio del curso 2020/21, probablemente sin necesidad», ha dicho Ossorio. Es más, considera que la redacción del Real Decreto Ley «nos lleva a convulsionar el sistema educativo en el inicio del curso 2020/21, probablemente sin necesidad», ha concluido.

De momento, ya se prevén planes de contingencia para otros escenarios diferentes pero, si no hacen falta, «es una barbaridad cambiar nuestro sistema educativo».

Por otra parte, Ossorio asegura que el borrador de medidas de preveción e higiene que ha enviado el Ministerio «no da solución a los problemas que tenemos de espacios, de tener insuficientes profesores para desdoblar las aulas y nos obligaría a un cambio profundo que no es deseable ni para los niños ni para el profesorado ni para las familias».

Tampoco cree que sea acertada la propuesta para el desarrollo del curso. Entre otras cosas porque considera que son recomendaciones que se le habrían ocurrido a cualquier consejería. «Son un conjunto de buenas prácticas que cualquiera ya teníamos preparado».

Calendario escolar

Mientras, Madrid ya prepara un calendario para el próximo curso escolar en los mismos términos que años anteriores. Es decir, que en la mayoría de las etapas educativas las clases comiencen el 7 de septiembre y acaben el 23 de junio, según figura en el proyecto de orden que tendrá que recibir previamente el visto bueno del Consejo Escolar. No obstante, deja abierta la posibilidad de un cambio «por circunstancias sanitarias».

Algunos sindicatos educativos, como ANPE, han pedido ya un incremento sustancial de las plantillas ante el escenario incierto que puede plantearse, una nueva regulación normativa para los docentes sobre jornada, reconocimiento de derechos... en el caso de continuar la alerta, que se implemente la figura de la enfermera escolar, y un plan regional de digitalización educativa para el próximo curso.