PP: las claves de un cuarto de siglo de gobierno en Madrid

Los populares celebran hoy los 25 años en el poder. Los expertos creen que la gestión, el hiperliderazgo y el modelo de organización han sido determinantes

Cuando en el año 1995 Alberto Ruiz Gallardón se presentó a las elecciones anunciando como compromiso electoral que iba a construir 48 kilómetros de la red de Metro en cuatro años, cuando Leguina sólo lo había ampliado 14 kilómetros en 12 años de Gobierno, sus adversarios no le creyeron. «Es mentira, es imposible», llegaron a decir dirigentes del PSOE. Luego Gallardón extendió la red esos kilómetros y llegó a realizar el doble. Había hablado con el ingeniero de caminos Manuel Melis, que acabó con la idea del pico y la pala para la ampliación del suburbano y trajo la tuneladora para revolucionar las grandes obras de infraestructura en Madrid y fue el artífice técnico de Metrosur, la reforma de la M-30 y su soterramiento. Así arrancó el primer gobierno del PP que se ha mantenido en el poder en Madrid durante un cuarto de siglo desde Alberto Ruiz Gallardón hasta Isabel Díaz Ayuso. Hoy, precisamente, se cumplen 25 años desde que los populares tomaran las riendas de una comunidad autónoma que el partido ha considerado «el motor de España», además de laboratorio de las políticas del PP y principal bastión desde el que ha hecho oposición durante años al PSOE cuando ha estado en el Gobierno de la nación. Pero, ¿cuál ha sido la clave de que Madrid haya tenido presidentes de este partido durante tanto tiempo? «En la gestión que han hecho todos los gobiernos del PP y sus buenos resultados. Un ejemplo de ello fue la apuesta de Gallardón por el transporte. Metrosur fue un bombazo, lo mismo que llevarlo a toda la zona del Henares; la gente comprobó que lo que se prometía se cumplía», explica el abogado Manuel Cobo, consejero en los gobiernos de Gallardón y vicealcalde.

Las grandes obras de infraestructuras de Madrid fueron llevadas a cabo entonces por empresas que adquirieron una enorme experiencia y luego fue su plataforma de lanzamiento para que fueran contratadas en otros países para emprender proyectos de envergadura.

Cobo recuerda que en el gobierno de Esperanza Aguirre la gran apuesta fue la construcción de hospitales en los municipios de Madrid. «Los Gobiernos del PP han apostado por gestionar bien, a diferencia de lo que ha hecho Cataluña, donde se hizo por la bandera y los símbolos, aunque, a partir de 2015, fuimos perdiendo mayorías absolutas tan amplias como las que teníamos por la corrupción».

Juan Van Halen, que fue diputado autonómico, senador y presidente de la Asamblea, conoce bien la política de los gobiernos de la Comunidad desde 1987 y cree que las sucesivas victorias «se deben a la muy buena gestión económica y a la acertada política fiscal, la atención a los servicios ciudadanos, sobre todo en educación, sanidad, servicios sociales, vivienda, cultura... Un compromiso responsable con el ciudadano que contrasta con las políticas de izquierda. El votante madrileño no se ha dejado engañar», explica a LA RAZÓN.

El mismo punto de vista lo comparte Elvira Rodríguez, ahora vicesecretaria sectorial del PP y una histórica del partido. «El PP se ha mantenido todo este tiempo por su buena gestión. La gente se ha dado cuenta de que tiene más calidad de vida, más libertad y vive mejor. Madrid es una ciudad moderna y se ha hecho un esfuerzo por tenerla con las mejores dotaciones, se han cuidado los barrios y cuenta con infraestructura de ocio y cultural muy importantes... La gente quiere conservar lo que tiene», dice.

Para David Erguido, diputado en la Asamblea y senador por Madrid, el PP está en el poder porque «es el partido que más se parece a los madrileños, lo mismo representa a gente de los barrios más humildes que a empresarios o ciudadanos del barrio de Salamanca. Es un partido muy trasversal que se identifica con su sociedad», dice.

También está de acuerdo con que la gestión es el «buque insignia» del partido y su autonomía «ha servido para que Madrid despegara y se levantaran infraestructuras comparables a Emiratos árabes y Singapur; se ha apostado a lo grande en infraestructura».

A todo estos ingredientes Erguido añade el hiperliderazgo de los líderes del PP que han estado en la Comunidad de Madrid o al frente de la alcaldía de la capital, con un protagonismo o peso político similar al de cualquier ministro o más. «Hemos tenido titanes al frente de las instituciones madrileñas», dice. Pero tampoco hay que perder de vista que el PP «está muy capilarizado en Madrid y las 21 sedes de distrito han sido un modelo de organización del partido para toda España y además tiene presencia en el 90% de los municipios».