Ningún colegio cerrado y 29.000 alumnos confinados en Madrid

Sólo el 2,3% de los estudiantes madrileños guardan cuarentena por la Covid-19

Contagios por coronavirus hay y se seguirán registrando, previsiblemente, mientras haya pandemia, pero las cifras con las que cuenta la Consejería de Educación vienen a refrendar la idea que defienden los expertos y las autoridades educativas de que los centros escolares son espacios seguros frente a la Covid-19.

En Madrid, el porcentaje de alumnos confinados está en la media nacional: el 2% y la evolución es similar al que está experimentando la Comunidad de Madrid en la caída de contagios. Sólo en las últimas semanas el número de alumnos confinados ha pasado de 34.722 a 29.080, es decir 5.642 menos, lo que representa un descenso del 16,24%, según los datos facilitados por la Consejería de Educación. Esto supone que, sólo el 2,33% de 1.243.653 alumnos que cursan sus estudios en los centros públicos, concertados y privados de la región no están acudiendo a los centros educativos y siguen las clases a distancia.

Y si en lugar de estudiantes hacemos el cómputo por aulas, en los últimos 10 días se ha pasado del confinamiento de 1.891, que había el 5 de octubre, a las 1.616, del día 15. Es decir, ha habido una reducción de 275, que representa el 2,48% de las cerca de 65.000 aulas abiertas, según los datos facilitados por la Consejería. Se da la circunstancia, además, de que, en la actualidad, no existe ningún centro educativo cerrado como medida preventiva.

Recientemente, Educación ha ofrecido cursos formativos a los coordinadores Covid para darles a conocer las actualizaciones de los protocolos. «Para que los centros educativos puedan tener un rápido contacto para comunicar y determinar el procedimiento a seguir de un caso posible de contagio o confirmado en el aula se ha creado un centro exclusivo de apoyo que funcionará todos los días 24 horas. A través de este teléfono y el correo electrónico habilitado al efecto, el coordinador COVID-19 recibe las instrucciones de cómo debe proceder en cada caso siguiendo el protocolo de Salud Pública», aseguran desde Educación.

El coordinador indicará los datos de los contactos estrechos al operador. La información quedará recogida en un fichero y se pasarán directamente a Salud Pública para que pueda hacer el seguimiento epidemiológico. Sólo en el supuesto de que se trate de un caso muy complejo o grave en el centro educativo, se traspasará la llamada a salud pública que dará la solución epidemiológica más adecuada.

Además, las dudas de las familias sobre las cuarentenas de sus hijos podrán ser atendidas en el teléfono 900 101 112. Ahora se da la circunstancia, además, de que han quedado reducidas de 14 días a 10, según acordaron las Comunidades autónomas con el Ministerio de Sanidad. De igual modo, se ha creado un procedimiento de realización preferente de pruebas diagnósticas COVID-19 a los ciudadanos considerados como contactos estrechos ubicado en 17 puntos asistenciales ubicados en los SUAP y habilitados exclusivamente para este fin.

Si durante la cuarentena el alumno presenta síntomas, la familia tendrá que ponerse en contacto con el centro de salud para que haga una valoración clínica y una prueba diagnóstica. Pero no será necesario realizar la prueba PCR para todos los contactos estrechos, solo para aquellos que presenten síntomas.

Colegios mayores

En el ámbito universitario, los 39 colegios mayores de Madrid que acogen a un total de 6.000 estudiantes (ahora al 98% de ocupación) también registran una baja incidencia de contagios. En total, no llegan a los 200 contagiados, lo que representa el 3,3 % del total de alumnos alojados, según los datos facilitados por el presidente de la Asociación de Colegios Mayores de Madrid, Gabriel Beltrán.

«La incidencia es baja pero eso no significa que debamos relajarnos», añade. Y es que cree que el hecho de que las cifras de contagios sean bajas tienen que ver con que los colegios mayores hayan implantado unos estrictos protocolos. Así, las zonas comunes que antes se limpiaban una vez al día, ahora esas labores se realizan de tres a cuatro veces al día y, en los comedores, donde antes había mesas para diez alumnos, ahora hay para dos. También se ha implantado el uso de mascarillas en todo el recinto, excepto en la habitación de cada estudiantes, y se ha reforzado el servicio de internet por cable para estudiar a distancia.