Zendal: un hospital contra el Covid tres veces más grande que el de Wuhan

Ayuso inaugura el primer hospital de pandemias de Europa construido en sólo tres meses con la más alta tecnología

Hospital Isabel Zendal
Hospital Isabel ZendalCAMLa Razón

El hospital que «asombrará al mundo» se inaugura hoy en Madrid. Si al principio de la pandemia China sorprendía a la comunidad internacional con una instalación sanitaria en Wuhan levantada en sólo diez días para combatir la Covid-19, ahora Madrid cree que la iniciativa china queda superada con creces con el hospital de pandemias Enfermera Isabel Zendal.

Es el primer hospital de emergencias de uso permanente, frente a la provisionalidad de la infraestructura asiática; se levanta sobre un complejo compuesto por seis edificios con estructura de acero y hormigón, frente a los módulos prefabricados tridimensionales chinos; tiene pabellones de 10.500 metros cuadrados con alturas de ocho y doce metros, frente a los módulos de 10 metros cuadrados de tres metros de altura de espacio asistencial; es tres veces más grande (80.000 metros cuadrados frente a 25.000); y, además, en una sola planta, frente a las varias alturas del de Wuhan comunicadas por escaleras. Reúne, además, todo lo que funcionó en Ifema, durante la primera oleada del virus.

Es el primero del mundo en tener un uso permanente que se ha construido en solo tres meses y diez días. En julio se realizaron los primeros movimientos de tierras y hoy ya está abierto. El Zendal inaugura un nuevo concepto de hospital que «será polivalente, versátil y sectorizable para adaptarse a cualquier situación sanitaria», aseguran desde la Comunidad de Madrid.

Además, por su ubicación en Valdebebas, tiene la ventaja de estar próximo a un aeropuerto internacional. Por eso, la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, ya lo ha ofrecido como almacén principal de la vacuna contra el Covid-19 cuando venga a España, lo que permitirá que se conserven en unas condiciones óptimas.

El nuevo hospital de pandemias rinde homenaje con su nombre a la primera enfermera de la historia en misión internacional, protagonista de una importante gesta en el siglo XIX: llevó la primera vacuna de la viruela a los territorios de ultramar.

Levantar el hospital en sólo tres meses tiene su mérito teniendo en cuenta que los trabajos se han hecho en un terreno que no es nada fácil. «Se trata de una parcela complicada por su orografía, la calidad del suelo ha complicado la cimentación, con lo que hubo que realizar trabajos de relleno», explica el director general de Infraestructuras sanitarias de la Comunidad de Madrid, Alejo Miranda.

En total han participado 635 empresas y 1.350 trabajadores simultáneamente, organizados en tres turnos de trabajo que han cubierto las 24 horas y los siete días de la semana de manera ininterrumpida que han visto como la obra ha ido creciendo de manera vertiginosa. Los mismos gerentes de las constructoras pensaban cómo hacer para correr más y cumplir el plazo previsto y se asombraban de cómo el aspecto del hospital cambiaba en cuestión de horas. De hecho, se trata de una obra que, en términos normales, hubiera llevado año y medio hacerlo.

Hospital Enfermera Isabel Zendal, en Valdebebas, Madrid
Hospital Enfermera Isabel Zendal, en Valdebebas, MadridTeresa Gallardo

El centro hospitalario ha costado 100 millones de euros, el doble de lo que se pensó en un primer momento. ¿Por qué? Porque se ha aumentado la superficie construida de 56.000 a 80.000, se ha incrementado en 2.700 metros cuadrados el edificio de usos múltiples sanitarios por la incorporación del Centro de Coordinación del Summa 112 y el laboratorio regional de salud pública y se ha integrado en el complejo el Instituto de Medicina Legal con galerías subterráneas que comunican el hospital. También se ha incrementado la altura del Centro Logístico Sanitario para su robotización posterior.

El hospital está pensado para adecuar su uso a las necesidades asistenciales del momento y a la situación epidemiológica que viva la Comunidad de Madrid, aunque, casualmente, ahora la curva de contagios está por debajo de los 250 por 100.000 habitantes y tiende a bajar.

No obstante, según ya avanzó el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, también servirá para descongestionar listas de espera de otros hospitales para la realización de pruebas de detección de cánceres, como el de mama o colon, atenderá casos de gripe o incluso acogerá programas formativos. Aunque lo de aligerar las listas de espera se prevé que sea una función que realice un poco más adelante.

En el Plan de Recursos Humanos del nuevo Hospital se estima que los profesionales necesarios para la totalidad de unidades del pabellón 2 es de 669 sanitarios, aunque sólo ha habido 111 voluntarios. La incorporación de los profesionales se realizará de forma progresiva en función de las necesidades que se precise atender en cada momento.

Plantón inaugural

Ayer mismo, la presidenta regional se congratulaba de la «buena noticia para Madrid y para toda España» que supone esta nueva instalación sanitaria casi a la misma vez que el portavoz socialista en la Asamblea, Ángel Gabilondo, comunicaba su rechazo acudir a la inauguración. También darán plantón a la presidenta Más Madrid y Podemos.

El portavoz de Más Madrid, Pablo Gómez, excusaba su ausencia con el argumento de que «no vamos a colaborar en la enésima sesión de fotos de la presidenta. Ayuso está más preocupada de buscar figurantes de atrezo para su fiesta que sanitarios para el hospital y ya tuvimos bastante con los bocatas de calamares de Ifema. No vamos a celebrar un hospital que hasta ahora sólo ha traído escándalos bajo el brazo». Podemos asegura que no irá porque «se han derivado millones a los amigos constructores de Ayuso con el hospital».

Identificación biométrica y monitorización por tablet

El hospital no ha escatimado medios a la hora de instalar la tecnología más avanzada en el ámbito sanitario. Así, contará con un sistema de identificación biométrica, tanto para pacientes como para profesionales, a través de reconocimiento facial y huella dactilar.
El sistema instalado también permitirá doce renovaciones del aire de cada pabellón cada hora (el triple que Ifema), para reducir el riesgo de contagios. Además, se han establecido dos circuitos diferenciados: el aire nuevo se arroja por el circuito de limpio (sanitarios) y el aire del pabellón se recoge por el circuito de sucio (pacientes contagiados), según ha informado la Comunidad de Madrid.
También se usarán las TIC en el funcionamiento ordinario y la comunicación a distancia entre los profesionales del centro hospitalario.
Además, los pacientes podrán disponer de red WI-FI. Y es que habrá hasta cinco kilómetros de fibra óptica, 120 equipos centrales para permitir la conectividad de red y 300 puntos de acceso WI-FI. «Los accesos están debidamente protegidos de ataques externos dotando de equipamiento de seguridad perimetral (Firewalls) e implementado los correspondientes servicios de seguridad informática», aseguran desde Sanidad.
Para agilizar la movilidad en su actividad asistencial a los profesionales sanitarios, se les dotará de 100 tablets y otros tantos portátiles, y se instalará un moderno sistema de gestión y monitorización remota de estos dispositivos.
Además, el Hospital Enfermera Isabel Zendal contará con 1.008 camas de hospitalización organizadas modularmente en torno a controles de Enfermería y 48 camas para UCIs, de las cuales 16 de cuidados intensivos y 32 de cuidados intermedios. Es decir, un total de 1.056 camas. Y para la atención hospitalaria de los enfermos más graves contará con la UCI más avanzada de la Comunidad de Madrid, con capacidad de presión negativa, puestos individuales, paneles acristalados para que el paciente sea monitorizado desde el control de enfermería y sistemas de esclusas con doble puerta automática para garantizar la seguridad de los sanitarios.
Las esclusas se accionan acercando la mano a un sensor de proximidad, para evitar el contacto y así minimizar riesgo de contagios. Estarán equipadas con respiradores, monitores de UCI, etc.
El nuevo Hospital público comenzará a recibir pacientes en el pabellón número 2, que contará con 240 camas de hospitalización y los 48 puestos de UCI.
También en el recinto hospitalario se pondrá en marcha el Centro Logístico Sanitario, de casi 8.000 metros cuadrados y 12 metros de altura que facilitan su máximo aprovechamiento mediante robotización. Albergará la sede del almacén central del Servicio Madrileño de Salud (Sermas), donde se podrán almacenar las vacunas contra la covid-19 cuando vayan llegando.
Debajo del hospital, bajo rasante, se han construido 6.800 metros cuadrados de centrales de instalaciones (calderas, climatización, suministros, transformadores, etc) que conectan todos los edificios del nuevo hospital y el Instituto de Medicina Legal. Cuenta, además, con un edificio de usos múltiples sanitarios que ubicará centros coordinadores del Servicio Madrileño de Salud y del Summa 112, así como el Laboratorio Regional de Salud Pública.
Sanidad asegura que la infraestructura de este Hospital se caracteriza por su polivalencia y «todo su recinto se ha diseñado con circulaciones diferenciadas para evitar riesgo de contagios y garantizar la seguridad de los profesionales sanitarios. Esto permitirá al Servicio Madrileño de Salud estar preparado para afrontar, no solo un posible rebrote de Covid-19, sino para hacer frente a cualquier tipo de epidemia, emergencia o catástrofe, que pueda surgir en un futuro en cualquier parte del país».
También se han realizado mayores dotaciones y exigencias de prestaciones de las instalaciones de telecomunicaciones o de protección contra incendios.