El feudo de Unidas Podemos: Vallecas, territorio obrero y feminista

El apoyo a la formación de Pablo Iglesias viene marcado por llevar en su lista a «activistas que ponen su cuerpo para proteger derechos fundamentales»

En la imagen, Belén Diego, vecina del distrito de Puente de Vallecas que, con cerca de 240.000 habitantes y de cara al 4-M, es uno de los puntos fuertes de Unidas Podemos.
En la imagen, Belén Diego, vecina del distrito de Puente de Vallecas que, con cerca de 240.000 habitantes y de cara al 4-M, es uno de los puntos fuertes de Unidas Podemos.©Gonzalo Pérez MataLa Razón

Bajo las medias de licra de Belén, se intuyen trazos de tinta grabados en su piel, y sobre la rodilla derecha se vislumbra una palabra en mayúsculas: «antipatriarca». El «histérica» que lleva escrito con letra de cuaderno de caligrafía en el antebrazo lo tapa la chaqueta vaquera a la que ha cosido un parche que dice en inglés «poder femenino». La primavera y sus cambios de humor tampoco le permiten lucir un tatuaje a la altura de la clavícula, pero eso, el «affidamento» al que se referían las feministas italianas de los 70 para hablar del cuidado y respeto mutuo entre mujeres, Belén lo lleva en la sangre. Así que antes de hablar, escucha atenta el relato de Lola: «Nací en Fuente Palmera en 1939 y he trabajado mucho toda mi vida; primero en el campo como jornalera y ayudando en mi casa en Córdoba y después criando a mis hijos y llevando dos negocios aquí en Entrevías». Con las manos agrietadas por el tiempo, esta mujer de 81 años continúa su historia insistiendo: «Siempre he tenido que estar dando el callo tanto dentro como fuera, y sin parar».

Lola de la Rosa, votante de Unidas Podemos, define en una palabra a Ángel Gabilondo: «blando».
Lola de la Rosa, votante de Unidas Podemos, define en una palabra a Ángel Gabilondo: «blando».©Gonzalo Pérez MataLa Razón

Quizás Lola no lo sepa, pero a Belén, como a sus nietas Noelia y Jessica, que la observan con orgullo mientras ella rebusca entre sus recuerdos, esta afirmación le suena a reivindicación por la igualdad de género. Y aunque el término «feminista» puede que no esté entre su vocabulario habitual, tal vez esta sea una de las razones por las que Lola, como Belén y muchas otras vallecanas y vallecanos, el 4 de mayo votará a Pablo Iglesias. Claro que, si le preguntan directamente, ella alude a la clase obrera: «Podemos para mí representa el comunismo, y no es malo, eso significa que es un partido que mira por la gente pobre». Dos generaciones después, con 28 años, Belén coincide: «Los barrios humildes se sienten identificados con la izquierda porque defienden políticas que les incluyen en la agenda; aquí en Vallecas contamos con un tejido asociativo muy fuerte y creo que un partido que lleva activistas en sus listas pondrá más atención en nuestras reclamaciones sociales». Momento en el que Noelia y Jessica apuntan a la mala conexión que tiene el distrito con la red de Metro que, por ejemplo y sin ir más lejos, no llega al barrio de Entrevías.

En lo que no están de acuerdo las dos simpatizantes de la formación morada es en las consecuencias que tendrá a largo plazo la decisión del ya exvicepresidente segundo de dar el salto a la Asamblea de Madrid. «Me gusta Pablo Iglesias, pero creo que era más útil su presencia en el Gobierno que aquí», advierte la jubilada, que teme que el movimiento de su candidato acabe resultando en «una tontería». Belén, sin embargo, hace una lectura positiva de la estrategia: «Es una jugada arriesgada, pero acertada teniendo en cuenta los resultados de las pasadas elecciones y la situación judicial de Isa Serra; además, renunciando a su escaño en el Congreso, Pablo Iglesias ha demostrado que no le interesa la política como negocio, sino como herramienta de cambio».

Sea como sea, incluso cuando opinan cosas distintas, estas dos mujeres se encuentran en la pasión con la que justifican su intención de voto, que cuando es hacia estas siglas, parece estar impregnado de carga emocional: «Me dolió escuchar que Unidas Podemos es un partido con testosterona porque tengo la suerte de conocer personalmente a dos candidatas: Lilith Verstrynge, que ha sufrido un acoso brutal al anunciar su entrada en la lista con bulos que borran todos sus logros y la reducen a un objeto sexual; e Inés Morales, a la que conocí en un Máster de Estudios Feministas y que lleva años trabajando para incluir la perspectiva de género en todo», confiesa Belén en relación las «desacertadas palabras» de Mónica García de Más Madrid tras el comunicado de Pablo Iglesias.

Belén Diego, votante de Unidas Podemos, define en una palabra a Mónica García: «trabajadora».
Belén Diego, votante de Unidas Podemos, define en una palabra a Mónica García: «trabajadora».©Gonzalo Pérez MataLa Razón

Sobre el resto de candidaturas, ninguna quiere explayarse. Belén tacha de «manipuladora» a una Isabel Díaz Ayuso que «utiliza la palabra libertad como sinónimo de privilegio», de «reaccionaria» a Rocío Monasterio y de «interesado» a Edmundo Bal. Y como a Lola no le gusta «hablar mal de los demás», ella se concentra en los suyos: «Solo espero que la izquierda pacte para ganar», que lo contrario, asegura la más joven, sigificaría la llegada del «trumpismo» a Madrid.

Belén Diego es periodista de formación y recepcionista de profesión, lectora de autoras a tiempo completo y defensora a ultranza del aborto como derecho; solo ha pasado dos años lejos de su barrio y apenas ha vivido un verano fuera de Madrid. Lola de la Rosa es bisabuela de Dani, Lucía y Javi y, desde que falleció su marido Francisco, vive sola con una pensión de 600 €; le gusta jugar a la petanca en el parque y aunque hace ya 65 años que llegó a Entrevías, aún aspira la «s» evocando su Andalucía. Cada una a su manera, las dos son del Vallecas que se escribe con «k», las dos son obreras y feministas.

Los resultados de 2019

Censo de Puente de Vallecas: 164.239 votantes
Participación en el distrito: 59,09%
Participación en la Comunidad: 64,27%
Diferencia de participación: -5,18 puntos
Votos de UP: 9.346
Porcentaje de votos de UP en el distrito: 9,67%
Porcentaje de votos de UP en la Comunidad: 5,62%
Diferencia de apoyo a UP: +4,05 puntos