De la guerra de Putin al Zendal: PCR para todos y plastilina con los colores de Ucrania para los niños

Medio centenar de refugiados llegó ayer en autobús al hospital de emergencias de Valdebebas: cinco de ellos cumplirán la cuarentena tras dar positivo y otros 16 pasaron la noche allí

Un autobús con 52 ciudadanos ucranianos procedentes de Polonia, entre ellos, 27 niños, llegó en la tarde de ayer al Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal, donde se les realizó una prueba diagnóstica de Covid-19. Tal y como confirmaron fuentes del hospital a LA RAZÓN, cinco dieron positivo. Otras 16 personas pasaron también la noche en el recinto hospitalario a la espera del resultado de una prueba PCR, ya que la previsión de todos ellos era desplazarse desde allí a otras ciudades en transporte público. Según establece el protocolo del Zendal, los positivos permanecerán en las instalaciones hasta completar la cuarentena. Los que dieron negativo en la prueba recibirán la atención integral que necesiten por parte de la Comunidad de Madrid.

Una madre con su hijo a su llegada al Zendal desde la frontera entre Ucrania y Polonia
Una madre con su hijo a su llegada al Zendal desde la frontera entre Ucrania y Polonia FOTO: LRZ LRZ

En declaraciones a Europa Press Televisión, el gerente del Hospital Enfermera Isabel Zendal, Javier Marco, explicó que este dispositivo se ha llevado a cabo para que «puedan descansar antes de ir a sus lugares de acogida». «Les estamos dejando que tomen aire, viene muy cansados de un viaje muy largo», destacó.

Un bebé y su madre refugiados ucranianos, a su llegada al Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal.
Un bebé y su madre refugiados ucranianos, a su llegada al Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal. FOTO: Carlos Luján Europa Press

Los coordinadores de este viaje han sido Víctor Manuel Carretero y Pablo Vicente, quienes han explicado que «esta historia» de solidaridad y compromiso con el pueblo ucraniano «comienza en Huete», un municipio de Cuenca. «Queríamos acoger a familias ucranianas y lo primero que pensamos es que había que traer a familiares de ucranianos que ya están en España», subrayó Pablo Vicente. Para ello contactó con Carretero, dueño de una empresa de autobuses. En este autobús viajaron 52 ciudadanos ucranianos procedentes de la ciudad polaca de Cracovia. Todos ellos, según los impulsores de esta iniciativa, tienen «planes de acogida». Lyubov Oleshchenko es una de las voluntarias ucranianas residente en España, que cuando estalló la guerra en su país, se trasladó a la frontera con Polonia para ayudar a los refugiados. Residente en España desde hace 17 años, esta ucraniana ha acogido en su casa a 14 familiares, 7 adultos y 7 niños, que se encontraban en la frontera polaca. «No han venido para pasar mucho tiempo aquí. Creemos que en un mes podrán volver si está todo más tranquilo. Pero tienen mucho miedo por sus maridos», señaló el responsable de Sanidad.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, dio la bienvenida a estas familias a través de su perfil en Twitter: «Ha llegado al Zendal el primer autobús con medio centenar de ucranianos a los que estamos atendiendo para comprobar su estado de salud. Muchas gracias a los sanitarios y resto de trabajadores por hacerles su estancia en Madrid más fácil».

Preparados para más

Por la mañana, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, había recalcado que el Gobierno regional ya ha prestado asistencia a 140 ucranianos en distintos niveles asistenciales y subrayó que la región está preparada para ayudar a muchos más.

Todo ello, aseguró, sin tener información por parte del Gobierno central. «Madrid está preparado para poder acogerlos siempre y cuando podamos filiarles, tener ese control sobre ellos», señaló el consejero. En este sentido, el consejero recordó que la Comunidad puso a disposición del Ejecutivo de Pedro Sánchez más de 2.500 camas en el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal y la red de hospitales del Servicio Madrileño de Salud (Sermas).

Entre otros, indicó que precisamente ayer llegaron 28 niños ucranianos para recibir tratamiento oncológico en cuatro hospitales de la red la red pública como son La Paz, el Gregorio Marañón, el 12 de Octubre y el Niño Jesús. Equipos del Summa-112 se encargarán de prestar las primeras atenciones y posteriormente realizarán el traslado de estos pacientes a cuatro hospitales. En función de los historiales médicos que traen algunas familias, teniendo en cuenta que no todos disponen de ello, así como de las situaciones particulares de cada niño, los profesionales sanitarios valorarán la necesidad de su ingreso directamente en uno delos cuatro centros o del inicio de consultas y la realización de pruebas para los próximos días.

Un niño juega en el Zendal con plastilina con los colores de la bandera de Ucrania
Un niño juega en el Zendal con plastilina con los colores de la bandera de Ucrania FOTO: LRZ LRZ

Se trata de una iniciativa conjunta liderada por el doctor Wojciech Mlynarskidel departamento de Pediatría, Oncología y Hematología del Hospital Universitario de Lodz en Polonia; la organización internacional St. Jude Global; la Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátricas, y el Servicio Madrileño de Salud.

Con los colegios profesionales

«El sistema sanitario madrileño está preparado, necesitamos con coordinación y más información por parte del Gobierno, que a día de hoy no está llegando. Nadie se ha puesto en contacto con nosotros; presuntamente llega un avión de Defensa y nadie nos ha dicho ni a qué hora ni cuándo viene. Yo creo que es una situación que deberíamos de conocer puesto que van a estar dentro de la sanidad madrileña», afirmó.

«Lo más complicado ahora en estas situaciones es canalizar toda esa buena voluntad por parte de los madrileños y por parte de instituciones para conseguir que llegue de manera efectiva esa ayuda, principalmente a la frontera en Polonia, o bien a Ucrania», explicó Escudero. En este sentido, concretó, que se trabajará, como ya se ha hecho en la pandemia con una coordinación absoluta, con el Colegio de Médicos, así como con el de Farmacéuticos y otras instituciones colegiales de la región, para poder canalizar esa ayuda.

Un niño refugiado ucraniano juega a la pelota con una trabajadora, a su llegada al Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal.
Un niño refugiado ucraniano juega a la pelota con una trabajadora, a su llegada al Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal. FOTO: Carlos Luján Europa Press