Viajes

Cinco casas rurales cerca de Madrid para disfrutar de un verano diferente

Si no quieres o no puedes ir a la playa, te ofrecemos alternativas para los amantes de los planes relajantes, pero también veraniegos

Imagen de la Finca El Destino, la casa rural más solicitada
Imagen de la Finca El Destino, la casa rural más solicitada

Llegan las esperadas vacaciones, pero no quieres ir a la playa. La razón es bien sencilla: vives en Madrid, en pleno centro de España, y las costas más cercanas rondan los 300 kilómetros. La inflacción y subida desorbitada de la gasolina o gasóleo, así como los altos precios del transporte público, no te permiten darte ese capricho o quieres evitarlo. O tal vez seas más de montaña que de playa. Pero tranquilo, no hace falta que te quedes en casa, pues puedes disfrutar de unos días relajantes y merecidos en casas rurales con piscina o todo lo que necesites para hacer de este, un verano diferente.

Estas son algunas que hemos seleccionado para tí y que están cerca de Madrid.

Casa Rural Los Rosales (Los Yébenes, Toledo)

Situada en un enclave único y en plena naturaleza, rodeada de encinas, olivares y monte mediterráneo y muy cerca de los montes de Toledo, por donde podremos disfrutar de agradables paseos y encontrarnos con parte de la fauna autóctona que puebla esta zona.

“Casa Rural Los Rosales”, en Los Yébenes, se encuentra a escasos 100 kilómetros de Madrid. No solo deleita su interior, con una bonita sala de estar o colección de juegos, sino también su exterior en el que, además de terraza, cuenta con jardín, barbacoa y una piscina, así como un huerto ecológico. Además, ofrece paseos con guía por la zona de montaña en la que se encuentra. Un lugar tranquilo y aislado para disfrutar de unas merecidas vacaciones.

Las villas de Fuentidueña (Segovia)

Todas ellas con jardín y barbacoa, “Las villas de Fuentidueña” conforman un complejo que dispone de grandes servicios, desde cafetería hasta restaurante con gastronomía casera.

Ubicada en Segovia, a unos 145 kilómetros de Madrid, también dispone de una tienda donde se venden productos de la tierra como los embutidos segovianos, el vino de Valtiendas, la miel de Sepúlveda, pastas y pastelitos y artículos de regalo para niños y mayores.

Villa Cornelius (Las Herencias, Toledo)

A poco más de una hora de Madrid y pocos minutos de Talavera, se encuentra en el pueblo toledano de Las Herencias, a orillas del Tajo. “Villa Cornelius” es una casa rural de estilo toscano, con más de tres siglos de historia e ideal para alojar turismo de alta calidad.

La casa cuenta con seis habitaciones dobles, cuatro de ellas suites. Todas con baño, climatización y televisión, así como con derecho a servicios privado para hacer más cómoda la estancia.

Además, sus alrededores permiten hacer grandes actividades como piragüismo, birdwatching e incluso viajes en globo.

Villa Cornelius
Villa Cornelius FOTO: Villa Cornelius

Lavanda (Guadalajara)

Barbacoa, sala de juegos, amplias habitaciones o unos preciosos alrededores. La casa rural “Lavanda” se encuentra en el corazón de El Olivar (Guadalajara), en medio de la sierra alcarreña, a menos de 100 km de Madrid y a media hora de la llamada “Provenza española” (campos de lavanda en Brihuega).

En sus alrededores, se pueden ver los campos con olor a romero, lavanda o tomillo, así como las vistas al pantano de Entrepeñas, donde es posible bañarse, o las rutas secretas a paisajes lunares.

Lavanda (Guadalajara)
Lavanda (Guadalajara) FOTO: Lavanda

La Osa y el Madroño (Madrid)

Perfecta para la tranquilidad y disfrutar de una parcela llena de naturaleza. “La Osa y el Madroño” es un acogedor y amplio chalet con una amplia parcela exterior que se encuentra en la zona de La Estación, Robledo de Chavela, en Madrid.

Un sector conocido por su cercanía a El Escurial, se puede realizar actividades como equitación, recogida de setas e incluso Safaris en la Aldea del Fresno. También cuenta con jardín con barbacoa y piscina, para disfrutar de unos asados “a la madrileña” o un relajante baño.

La Osa y el Madroño
La Osa y el Madroño FOTO: La Osa y el Madroño