¿Quién puede pasear al perro en el estado de alarma?

La Policía comienza a pedir la documentación de las mascotas al proliferar animales por las calles

Menores que tiran de la correa de un perro; gatos que pasean tres o cuatro veces al día cada vez con un familiar diferente; animales atados a un árbol o una farola mientras que una persona se fuma un cigarrillo; canes que dan la vuelta a la manzana siete u ocho veces al día; mascotas que pasean atiborradas de golosinas porque van con desconocidos... La Policía comienza a pedir la documentación de los animales de compañía para evitar picarescas y que la gente se salte el confinamiento.

Aunque en la normativa sobre el estado de alarma no hay nada concreto sobre los paseos de las mascotas, las autoridades dan unas pautas para la situación de confinamiento excepcional que vivimos. En primer lugar, un menor no puede ser el responsable de ningún animal, de hecho el propietario tiene que ser mayor de edad, por lo que tampoco ahora puede salir un perro a la calle de la mano de un niño, aunque sea adolescente. Muchos jóvenes lo utilizan de excusa y rompen el confinamiento.

La Policía puede solicitar en todo momento la documentación de la mascota, e incluso comprobar su chip. Si un perro, gato o animal de compañía está en la calle con alguien que no es el titular en su cartilla puede ser hasta requisado. Esta norma, que no es exclusiva de tiempo de estado de alerta, y normalmente se pasa por alto ya que la Policía no suele pedir la documentación de los perros, a menos que sea de raza PPP, ahora puede significar hasta una sanción.

A los consejos generales de paseos cortos solo para sus necesidades fisiológicas; no tener contactos con otros perros o personas; llevar botella de agua con detergente para limpiar la orina o priorizar los horarios de poca afluencia, ahora se añade que sea el propietario o persona autorizada quien los saque a la calle, y siempre llevar su documentación encima.

También hay muchos mayores que conviven con una pequeña mascota. En estos casos, para protegerse, es mejor que el perro fuese paseado por algún familiar que, eso sí, debe llevar siempre la documentación en regla.

En el caso de los perros PPP las autoridades serán más exigentes con la normativa y siempre deben ser paseados por sus propios dueños, que además deben tener una licencia especial y un seguro.

Policías locales de diversos municipios está realizando diferentes intervenciones para que los ciudadanos de sus localidades acaten la cuarentena y no aprovechen el hecho de tener perro para realizar largos paseos o salir más de la cuenta a la calle. Si no quieres acabar con una sanción, cumple con las normas en cuando a los paseos de tu mascota.