Urbes para vivir

La Covid-19 nos ha mostrado lo peor de nuestras ciudades: habitáculos reducidos, espacios constreñidos, escasez de zonas verdes, ausencia de terrazas o patios amplios…Hay ya un movimiento de jóvenes “poscovid” que plantea la vuelta a las zonas rurales como solución para un mundo presidido por el miedo a pandemias como la que aún nos acecha. La nueva arquitectura recoge esta sensibilidad y aporta un modelo de barrio urbano más espacioso tanto en lo individual como lo colectivo. Super-manzanas con mucho verde, poco tráfico y menos contaminación...