Energías renovables en una copa de vino

El grupo bodeguero Felix Solís Avantis lleva más de 50 años liderando los mercados de las principales denominaciones de origen en España. Ahora se han sumado al reto de la sostenibilidad con un ambicioso plan de reducción de la mitad de sus emisiones en solo un año

Bodega Pagos del Rey-Ribera del Duero, Olmedillo de Roa, Burgos
Bodega Pagos del Rey-Ribera del Duero, Olmedillo de Roa, BurgosFélix Solís

Detrás del nombre Félix Solís se esconde una de las principales marcas vinícolas del mercado nacional y exportación. Y no solo eso. Ya son tres las generaciones de la familia desde que en 1952 Félix Solís Fernández y su mujer Leonor Yáñez se trasladaron a Valdepeñas desde Villanueva de los Infantes. Su producción comenzó con la Denominación de Origen Valdepeñas, aunque a día de hoy cuentan con una amplia muestra de DO como Rioja, Ribera del Duero, Rueda, Toro bajo la enseña Pagos del Rey, y La Mancha.

La filosofía familiar se basa en ofrecer vinos de calidad, accesibles y adaptados a todos los públicos. Ese interés por lo que los clientes demandan, les ha llevado a ser conscientes de que cada vez es mayor la preocupación social por la sostenibilidad. En consecuencia, el grupo ha fijado para este año un ambicioso objetivo de reducción de huella de carbono que ya está en proceso de implementación. A finales de 2021, la compañía habrá reducido en un 48% sus emisiones totales. Esto equivale a evitar la emisión de cinco toneladas de CO2 en la atmósfera al año. «La producción, comercialización y distribución vitivinícola no pueden ser ajenas a la urgente necesidad de adaptarse a fuentes de energía limpias. Hemos fijado un objetivo tan contundente como la reducción de la mitad de nuestra huella de carbono en un año porque esto no puede esperar. Queremos mandar un mensaje claro al consumidor cuando pongamos un buen vino en su mesa, y es el de que además se ha elaborado de forma responsable con el medio», explica Félix Solís Yáñez, presidente del grupo vinícola.

El primer paso para adentrarse en este camino ha sido la de conocer exacta- mente dónde se origina su impacto medioambiental. Para ello, la bodega ha realizado una auditoría energética: «Ser sostenibles es una prioridad en nuestras bodegas, por eso queremos convertir cada paso de nuestra hoja de ruta en un modo de vida. Buscamos que cada integrante de la empresa se involucre, porque estamos convencidos que cada acción cotidiana como compleja trascenderá en beneficios de nuestro sector y de nuestro entorno», recalca Solís.

La siguiente decisión del grupo bodeguero ha sido sustituir el suministro de electricidad para que este año provenga en su totalidad de energía de origen 100% renovable. En el medio plazo, además, Félix Solís proyecta incluir instalaciones para el autoconsumo solar fotovoltaico. Y, como última etapa de su plan medioambiental, se diseñará una hoja de ruta específica para reducir su huella de carbono del transporte, y se establecerá una guía de requisitos sostenibles para proveedores y empresas asociadas. «Con todos estos cambios buscamos convertirnos en una bodega referente en sostenibilidad. Por eso, hemos implementado tecnologías y mejoras en las máquinas que reducen el uso de energía y el consumo de agua. Nuestro nuevo almacén de barricas se ha diseñado para que pueda trabajar con autoconsumo, generando la energía necesaria y enviando la sobrante al resto de la bodega».

En este proceso, el material de los envases no ha sido una excepción para la bodega. «Para nosotros ha sido muy importante la reducción del peso de las botellas de vidrio, que en 2020 se ha realizado en más de 13 M ud. lo que ha supuesto un ahorro de 788 t de vidrio. Un ahorro similar al del año anterior. De la misma manera y de vital importancia ha sido la implementación de envases de cartón complejo con certificación 100% FSC. Un propósito que ayudará a sustituir los envases por cartón complejo sostenible, 100% reciclable y renovable», comenta Solís.

De origen manchego y carácter familiar, el grupo bodeguero sigue siendo líder en ventas en vino amparados bajo D.O y ha mantenido un crecimiento sos- tenido incluso durante la pandemia (la facturación ha crecido hasta los 350 M€ gracias a la exportación, que ya representa el 65% del negocio). «El informe del EAE Business School sobre el mercado vitivinícola 2021 detectaba una caída del 14,2% de las ventas del vino en el mundo, atribuida directamente al coronavirus. En España el retroceso previsto era del doble, es decir, un 34% en ventas. Mientras, según recogen los datos del Ministerio de Agricultura, en 2020 las compras a través del canal alimentación ha aumentado un 25%. Esto quiere decir que el aumento del consumo doméstico ha ayudado a paliar las restricciones en hostelería, pero no reemplaza en ningún caso a los bares y restaurantes, dado que el consumo de vino es un acto con un gran componente social», explica Solís.

Una bodega presente en 130 países

Félix Solís Avantis cuenta con infinidad de marcas, aunque sin duda la más reconocida a nivel nacional e internacional es Viña Albali. Los vinos están presentes en más de 130 países y en prácticamente todas las grandes cadenas de distribución y alimentación internacional, como Mercadona, Carrefour, Lidl, Wal Mart, Metro, etc. Además de Viña Albali, que lidera la DO Valdepeñas, hay otras marcas de la firma en posición de liderazgo en denominaciones de Origen: por ejemplo, en Ribera del Duero, ‘Altos del Tamarón’; en DO Rueda, ‘Blume’; y

en Toro, la marca ‘Bajoz’. Actualmente, Félix Solís Avantis ha alcanzado nueve puntos de cuota de merca- do y es la primera marca de vinos amparados bajo D.O, con una diferencia de 2.5 puntos de cuota con su principal competidor, según sus informes.