Producción de carne al alza y un consumo a la baja

El ministro de Consumo, Alberto Garzón visita la explotación ganadera en Quiros
El ministro de Consumo, Alberto Garzón visita la explotación ganadera en Quiros FOTO: ELOY ALONSO EFE

Con unas polémicas declaraciones en «The Guardian», el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha vuelto a poner en pie de guerra al sector ganadero español, que en julio ya respondió a su recomendación de reducir la ingesta de animales. Y ha tocado hueso. Porque con casi 100.000 trabajadores, la cárnica supone una cuarta parte del total de la industria alimentaria en España y el 2,32% de nuestro PIB, con unos ingresos que rondaron los 28.000 millones de euros en 2020.

En ese año también se alcanzó una cifra récord de producción de carne, que se elevó hasta los 7,6 millones de toneladas, superior a los 7,22 de 2019, los 7,02 de 2018 o los 6,65 de 2017. Más para exportar con un menor consumo interno. Por ejemplo, el de vacuno pasó de algo más de 314.000 toneladas en 2009 a unas 237.000 en 2020. El de ovino y caprino, de 81.600 a 49.400. El de porcino, de 399.500 a 371.000, en cifras redondas (Fuente: EP Data).

Con todo, de acuerdo con los datos del Ministerio de Agricultura, cada español consume una media de casi 50 kilos de carne al año. Y eso pese al creciente número de personas que declaran seguir una dieta vegetariana o vegana. Los datos de la FAO elevan incluso esta cantidad a los 100 kilos por persona en nuestro país, que se sitúa así como el primer europeo y séptimo del mundo en consumo de carne. Cantidades en cualquier caso alejadas del máximo de 25 kilos que la Organización Mundial de la Salud recomienda. Pero, como en alimentación hay de todo menos consenso, que cada cual tome sus decisiones.