Sección patrocinada por sección patrocinada

Cambio climático

Educación para el desarrollo sostenible

Según datos de la UNESCO, sólo el 20% de los docentes se siente capaz de explicar a sus alumnos cómo actuar frente al cambio climático

Educación para el Desarrollo Sostenible
Educación para el Desarrollo SostenibleAdobe Stockfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@663fb8ff

La Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) tiene como objetivo dotar a las personas de recursos, conocimientos y valores que les ayuden a hacer frente a los desafíos relacionados con el medioambiente, como pueden ser el cambio climático o la pérdida de la biodiversidad. La EDS es un proceso largo que se extiende a lo largo de la vida, y que se va arraigando en cada uno de nosotros desde pequeños: en nuestros hogares y en el colegio.

Según datos de la UNESCO, sólo el 20% de los docentes se siente capaz de explicar a sus alumnos cómo actuar frente al cambio climático. Algunas organizaciones como Ecoembes, están dispuestas a poner el camino más fácil a esos profesores y dotarlos de medios que les ayuden en esa enseñanza.

El desarrollo sostenible y ODS como punto de partida

El desarrollo sostenible es un concepto asociado a la preocupación de la comunidad internacional y la ciudadanía mundial por el vínculo existente entre el desarrollo económico y social y sus efectos sobre el medioambiente y la protección del planeta. Así lo recoge la Subdelegación General de Cooperación Territorial e Innovación Educativa (SGCTIE). Y con este foco, en los años 80, Naciones Unidas creaba una Comisión Mundial de Desarrollo y Medioambiente para satisfacer las necesidades de las generaciones presentes, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras. En este sentido, se buscaba garantizar un equilibrio entre crecimiento y protección del medioambiente.

Por eso, la Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) es fundamental; proporciona conocimiento, competencias y valores necesarios para proteger el planeta y hacer frente a los desafíos medioambientales. Esta iniciativa surge realmente como una necesidad, en respuesta de la UNESCO a los grandes cambios que experimenta el mundo. La interacción del ser humano con el entorno está poniendo en jaque nuestra propia supervivencia.

La EDS no deja de ser una vía, el camino que nos ayude a conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) previstos para 2030. Se define por la UNESCO como “el marco mundial para la implementación de la EDS en la década 2020-2030″, con el objetivo de construir un mundo más justo, sostenible y respetuoso.

Por eso, con la vista puesta en el 2030, y con la agenda de los ODS en el punto de mira, el objetivo común de todos debe ser la transformación de nuestra manera de interactuar con el planeta para cambiar el rumbo y frenar el cambio climático. De lo contrario, las consecuencias pueden alcanzar niveles catastróficos.

Para esto se establecieron 17 objetivos, enfocados a diferentes sectores y actividades, pero con un denominador común, que es la lucha por el cuidado del planeta.

Sistemas educativos alineados con los ODS

Cada ciudadano, a nivel individual, también tiene mucho que aportar en la lucha contra la pobreza, los derechos humanos, la desigualdad, el cambio climático o la igualdad de género. En definitiva, cada uno desde su ámbito puede contribuir a la consecución de los ODS. Incluso existe una “guía de vagos para salvar el mundo” publicada por Naciones Unidas, que pretende ayudarnos con esa labor.

La educación ambiental es una de las grandes herramientas con las que contamos en la consecución de los objetivos marcados por la agenda 2030.

El programa “Getting every school climate-ready: how countries are integrating climate change issues in education”, de 2021 de la UNESCO, recoge que “el 40% de los docentes se siente cómodo al enseñar el cambio climático”. Esto puede resultar un dato positivo, pero si seguimos leyendo, continúa: “Solo el 20% es capaz de explicar cómo se debe actuar”.

¡Comprometidos desde pequeños!

Los colegios y centros educativos, así como losdocentes ambientales, tienen un papel fundamental en este sentido, aunque no es una tarea sencilla. El 47% de los programas de enseñanza nacional de 100 países no hace ninguna referencia al cambio climático.

Por eso, Ecoembes, a través de su proyecto Naturaliza, da un paso más para ayudar y acompañar a los docentes en este camino y darles las herramientas y las competencias necesarias, y así ayudarles a introducir el medioambiente en las aulas. ¿Cómo lo hace? Poniendo a su disposición herramientas que introducen la educación ambiental en asignaturas troncales de Primaria, de una forma sencilla y divertida.