El consumo: impulsor de un mercado sostenible

Las exigencias de los compradores determinarán las acciones verdes de las compañías

Informe de sostenibilidad empresarial
Informe de sostenibilidad empresarial FOTO: La Razón

Construir un mundo de negocios cada vez más sostenible es una responsabilidad que recae en los consumidores, porque la realidad es que son ellos quienes, con sus demandas, podrán exigir que el mercado sea cada vez más verde, haciendo que las empresas adopten un mayor compromiso medioambiental a la hora de ofrecer sus productos.

Esta es solo una de las conclusiones del reciente informe «La Sostenibilidad Empresarial en un mundo en transformación: visión España y Latinoamérica» realizado por la escuela de negocios OBS Business School.

Según apunta el estudio, las decisiones de compra de los consumidores tienen el poder de influir en la transformación de todo el modelo productivo, ya que ellos pueden optar sólo por los productos de aquellas empresas que realmente tengan un modelo ético de producción y que más allá del lícito afán de lucro se comprometan a crear riqueza social, a luchar contra las desigualdades y a respetar nuestro planeta.

En este sentido, en la medida que las empresas entiendan las nuevas prioridades del consumidor, tendrán mucha más capacidad de desarrollar planes a largo plazo que mejoren su soberanía y sostenibilidad.

No obstante, el estudio dirigido por Javier San Martín, profesor de la OBS, defiende la necesidad del equilibrio, asegurando que las únicas soluciones ecológicas son las que tienen en cuenta los factores económicos, sociales y medioambientales de forma simultánea. De esta manera, el experto pone en relevancia los retos y tendencias de cara a la gestión de la sostenibilidad, pero considera que un factor fundamental es la «inversión en formación».

«Sostenibilidad es un equilibrio entre las personas, el planeta y el progreso», asegura San Martín citando a otros expertos, profundizando también en que las políticas de sostenibilidad, tanto públicas como privadas nunca pueden perder de vista estas palabras sino se quiere caer en el retroceso.

Según el informe, los principales retos, tendencias y buenas prácticas que deben implementar las empresas son: la reducción de huella de carbono la reducción de huella hídrica un envasado y embalaje eficiente y reciclables.

Dentro de su trabajo interno, la implementación de códigos éticos internos y códigos de buen gobierno. Asimismo, el desarrollo de códigos en la cadena de valor con todo tipo de proveedores relacionado, mientras se fomenten programas de desarrollo de talento y formación en sus trabajadores en temas de sostenibilidad de esta manera se podrán cumplir la agenda 2030 y el cumplimiento de la ODS.