Actualidad

Prueba Renault Clio: más grande, más eficiente, más conectado...

La nueva generación del modelo francés ya está a la venta en España con un precio que arranca en 12.000 euros

La quinta generación del Clio supone una revolución tecnológica más que estética. Sin duda, es el automóvil más popular de la marca del rombo y sus cifras así lo avalan. Desde el inicio de su carrera comercial se han vendido más de quince millones de unidades de este modelo en sus anteriores cuatro configuraciones. La que llega ahora, en su versión de cinco puertas que hemos probado, supone un incremento de habitabilidad a pesar de casi no haber variado sus dimensiones.

Algo más bajo y más voluminoso, ofrece una buena habitabilidad interior y suficiente espacio para los equipajes en un vehículo compacto cuya utilidad principal, viajes aparte, es su uso urbano. El estilo de su carrocería, con líneas modernas y elegantes, hacen de él uno de los coches preferidos por el gran público, como lo demuestra el hecho de que sea el segundo turismo más vendido en Europa el pasado año y que aparezca todos los meses en las listas de los más matriculados de España.

Desde el punto de vista de la mecánica hay que destacar que, a las habituales motorizaciones que contaremos en breves líneas, el Clio se renueva ofreciendo por primera vez una mecánica híbrida consistente en un motor de gasolina de 1,6 litros complementado con otros dos motores eléctricos de 12kw con los cuales este vehículo podrá circular el 80% de sus desplazamientos en modo eléctrico, en opinión de los ingenieros de la casa. Esta versión no estará disponible en el mercado español hasta el año que viene.

Para los que prefieran los motores de combustión interna, Renault propone tres motores de gasolina y dos de diésel. Los primeros, con 75, 100 y 130 caballos. Y la segunda variante, la del centenar de caballos, puede circular asimismo con combustible GLP, lo que abarata significativamente los costes de utilización. Asimismo están disponibles dos bloques de diésel que dan 85 y 115 caballos respectivamente.

Al volante, el propietario podrá elegir entre tres tipos de conducción. Además de la situación de utilización normal, hay una opción Eco para reducir consumo y emisiones a cambio de sacrificar prestaciones, y una Sport, con el que el conjunto se muestra con reacciones más efectivas, las relaciones de las cajas automáticas se acortan y las suspensiones se endurecen algo para mejorar la estabilidad en carreteras de montaña y zonas de curvas.

Pero lo más innovador en este nuevo Clio es, en nuestra opinión, todo su sistema de conectividad ya que este modelo reúne a todo el I+D de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi en sistemas de este tipo. Y no nos referimos sólo a ayudas a la conducción como frenada activa de emergencia, reconocimiento de ciclistas, cámara de 360 grados y otros complementos ya habituales en los coches de categoría.

La novedad es un sistema denominado por la casa “Easy Link”, compatible con Android y Apple, incluido en las pantallas de control interior y que además irá actualizándose automáticamente sin coste para el propietario según vayan descubriéndose nuevas aplicaciones. Por el momento, los ocupantes tendrán una amplia gama de infoentretenimientos conectados por 4G en el que además podrán tener información en tiempo real de tráfico, situación de radares de velocidad, llamadas de emergencia… gracias al acuerdo que la empresa tiene con varias sociedades especializadas en este tipo de información. Con la aplicación de "My Renault" podrás disfrutar de otras funciones como controlar aspectos del coche con el móvil o incluso la gestión de los trabajos de mantenimiento necesarios y pedir hora al taller.

Esta quinta generación de Clio supone un paso más en el concepto de coche para todo tipo de uso tanto por sus dimensiones como por su equipamiento. Su gama de precios se sitúa entre doce mil y los veinte mil euros, en función de la potencia que se desee, que se inicia en los 72 caballos y llega hasta los 131, además del nivel de terminación que se elija.