Publicidad
Publicidad
Motor

¿Recuerdas el Citroën GS? Cumple 50 años

Fue una de las berlinas de mayor éxito en el mercado español

¿Quién no recuerda al Citroën GS? Fue una de las berlinas más populares y, a la vez, más revolucionarias en la España de la década de los setenta. Ganador del título de Coche del Año en Europa, fue un Citroën revolucionario por sus suspensiones y sus formas aerodinámicas, pero a un precio asequible. Un muy digno sucesor de los maravillosos DS y los "Traction Avant", conocidos también como 11 ó 15 Ligero.

Publicidad

La marca de los dos chevrones ha celebrado, con ocasión de la Feria Retromobile de París, los 50 años del nacimiento de este modelo emblemático que se mantuvo en producción desde 1970 hasta 1987 (incluida la versión GSA) y del cual se fabricaron durante sus dieciocho años de vida más de 2,5 millones de unidades, convirtiéndose en uno de los hitos comerciales más importantes de la marca francesa.

Este éxito se debe a lo equilibrado de sus dimensiones, lo atractivo de su diseño y la robustez de su mecánica. Mide 4,12 de largo, por 1,60 de ancho y 1,34 de alto. Gracias a su diseño de interior, fue un coche familiar en el que podían viajar cómodamente cinco adultos y además disfrutar de un maletero de 465 litros, que se ampliaban hasta los 710 en las carrocerías "break" o familiares.

En la parte mecánica encontramos un motor boxer de cuatro cilindros con una caja de cambios de 5 velocidades y cuatro frenos de disco. Estos dos últimos detalles, habituales en los coches actuales, suponían un avance importante en la época. Fruto de este espíritu de innovación propio de Citroën, se llegaron a fabricar 847 unidades dotadas de un motor rotativo. La transmisión C-Matic y la suspensión hidráulica también fueron novedad. Esta última le daba una confortabilidad nunca vista hasta entonces.

Los GS también tuvieron experiencia en competiciones de rallyes, donde su suspensión le convertía en un vehículo muy eficaz. En España corrió como coche oficial de Citroën con Ricardo “Rizos” Muñoz como piloto y Luis Valero o Zorita como copilotos. Hoy el GS ha pasado a ser una pieza de colección para los amantes de los vehículos clásicos que ven en este Citroën uno de los iconos de la automoción popular europea.