El precio del combustible podría rebajarse en 10 céntimos el litro

La caída del 60% del precio del petróleo no se ha repercutido en la factura final al consumidor

Economía.- La nueva orden que regula la apertura de las gasolineras "mitigará la tensión" del sector, según Aevecar
ACEA

El desplome de los precios del barril de petróleo que se ha producido en los últimos meses y que ha sido del 60% no se ha repercutido en la factura final al consumidor, que sigue pagando el precio del litro de carburante únicamente un 12% más barato. Por ello, los transportistas estiman que podría reducirse el precio del litro de combustible en al menos 10 céntimos de euro.

La reducción de la movilidad de la población y de la actividad económica como consecuencia del confinamiento decretado por el Gobierno, ha hecho disminuir de manera muy importante el tráfico por carretera y ciudad y, como consecuencia de ello, la caída del volumen de consumo de combustible. Según los datos de CLH, la Compañía Logística de Hidrocarburos, durante el pasado marzo la reducción ha sido del 31.5% en la distribución de gasolinas y del 26.5% en la del gasóleo de automoción. Según los datos de la Corporación Pública de Reservas Energéticas, en el último mes se han vendido en España algo más de dos mil millones de litros de carburante de automoción, de los cuales más de 360 millones son de litros de gasolina y 1.700 millones de litros de gasóleo.

Por otra parte, a pesar de intentos de los países productores que integran la OPEP por elevar el precio del barril de petróleo, éste continúa en niveles mínimos. Así, desde que se declaró por la OMS la pandemia mundial el pasado 11 de marzo, el crudo Brent se ha mantenido en las últimas 5 semanas en precios estables, en torno a los 25-30 dólares el barril, esto es, un 60% inferior a la cotización que tenía a mediados de diciembre, cuando se cotizaba a unos 65 dólares el barril. No ha habido grandes variaciones en la cotización euro/dólar en este periodo.

Por ello, las empresas de transporte por carretera han denunciado que esta espectacular bajada del precio del petróleo a nivel internacional, siga sin tener apenas reflejo en el precio de la gasolina y el gasóleo que se venden en las gasolineras españolas. En el caso de la gasolina el precio medio de venta en las estaciones de servicio se ha mantenido en el último mes en torno a 1.13 euros por litro, lo que supone sólo un 12% de reducción. Y en el caso del diésel el precio medio supone una reducción inferior al 13% respecto a los precios que había en diciembre.

Hay que recordar que en el precio final de los carburantes aproximadamente la mitad son impuestos y la otra mitad se reparte entre los gastos de coste del producto, refino, transporte y distribución, más el beneficio empresarial de las petroleras. Fenadismer, la patronal del transporte, estima que se podría fácilmente reducir el precio del litro de carburante en 10 céntimos de euro por litro.

Para la patronal de los transportistas, de igual forma que el Gobierno interviene el precio de las mascarillas, debería también hacerlo con el petróleo Por ello insiste en la necesidad de que el Gobierno proceda, con carácter urgente y excepcional, a intervenir el precio final de los carburantes mientras mantenga el estado de alarma. Ello supondría restablecer el sistema de fijación de precios máximos que estuvo vigente hasta 1998.