Así funcionarán los nuevos radares que prepara la DGT

La velocidad sigue siendo el gran enemigo de la carretera. La nueva medida pretende ponerle freno

La Dirección General de Tráfico (DGT) está trabajando en una renovación de la Ley de Tráfico en la que está previsto que se incluyan algunos cambios importantes, como modificación de las multas por algunas infracciones y el establecimiento de una nueva estrategia con los radares.

Según las declaraciones del director de la DGT, Pere Navarro, en su comparecencia para hablar de los planes futuros para las carreteras españolas, resaltó que “La velocidad es el nexo común que tienen todos los accidentes en carretera. Luego, solo hay que añadir una distracción o el consumo de alcohol o drogas”. Así que seguirán haciendo hincapié en las campañas que consigan reducir las víctimas en las carreteras. Como medidas disuasorias, las dos vertientes que se estudian es el incremento de los controles de carretera por la Guardia Civil de Tráfico y la apuesta por los radares de tramo. Nuevas furgonetas camufladas serán las encargadas de vigilar las distracciones causadas por el uso del teléfono móvil durante la conducción, junto a las 216 cámaras que hasta ahora sólo vigilaban el uso del cinturón de seguridad.

Los radares se han transformado con los años en dispositivos más compactos, precisos y que recogen con más detalle nuestra actuación en las carreteras. Los hay de varios tipos: desde móviles hasta de tramo, pasando por cámaras de control del uso de cinturón de seguridad o los populares Pegasus, los helicópteros equipados con cámaras de alta definición capaces de detectar todo tipo de infracciones al volante a grandes distancias.

“Estamos cambiando los radares fijos por los radares de tramo, ya que la obtención de dos imágenes controladas por satélite nos permite detectar mejor un exceso de velocidad durante una distancia considerable”, aseguró Navarro. Así, aprovechando la localización de los primeros, se convertirán en una gigantesca red de radares de tramo. Así el terreno que cubren estos dispositivos será mayor, igual que el control sobre la velocidad de los vehículos. De hecho, dos de los radares que más multas ponen en España están en Málaga y ambos son de esa clase. Los 84 radares de tramo existentes se multiplicarán entonces, según las estimaciones de Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

¿Cómo funcionan?

Los radares de tramo constan de dos dispositivos, cámaras de visión infrarroja, una al comienzo de un tramo y otra al final. La primera cámara graba matrícula y unos algoritmos calculan el tiempo que ha tardado en cubrir el trayecto, y con ello, la velocidad media a la que se conducía el vehículo. Los datos son recogidos y enviados al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas de León. Si se ha cometido una infracción, comenzará la tramitación de la correspondiente denuncia.