Sólo dos grupos automovilísticos se libran, por el momento, de las multas de Europa por emisiones

PSA y Renault cumplieron en agosto los límites de emisiones exigidos por la norma WLTP de la Unión Europa

De todos los grupos automovilísticos que operan en Europa, solo dos de ellos, precisamente los franceses, han logrado alcanzar sus objetivos de descarbonización a final del pasado mes de agosto. En efecto, los coches fabricados por las distintas marcas del Grupo PSA consiguieron alcanzar los 92 gramos, mientras que Renault alcanzaba la cuota de 95 gramos, que es el límite que marca la Unión Europea.

El grupo PSA, propietario de las marcas Peugeot, Citroën, DS y Opel, alcanzó en los primeros ocho meses del año, una media de emisiones de 99 gramos. Sin embargo, gracias al sistema que otorga «supercréditos» a los vehículos menos contaminantes de menos de 50 g/km y a los bonos por «ecoinnovaciones», hace descender su baremo hasta los 92 gramos.

Por su parte, Renault ha registrado 124 gramos hasta agosto, los cuales, después de aplicar los beneficios anteriormente señalados para PSA, se reduce hasta los 95 gramos por kilómetro, lo cual le libra, hoy, de pagar las multas programadas por la UE. A la puerta del cumplimiento encontramos a Nissan, con 97g. Kia, con 98g. Hyundai con 90 y Toyota y Mazda, que arrojan 99 gramos. Los que peor lo llevan son Daimler con 117g., Volvo con 111g, Ford y BMW con 106g. Según la normativa europea, si los fabricantes sobrepasan el objetivo tendrán que abonar una multa de 95 euros por cada gramo que se haya sobrepasado.