Actualidad

Los arquitectos dicen que la sociedad es la responsable de la situación del Mar Menor

La presidenta del colegio de arquitectos, María José Peñalver, opina que serían necesarias restricciones para “salvar a un enfermo que está en la UCI”

El Colegio de Arquitectos propone al Gobierno regional 25 medidas para colaborar con la protección del Mar Menor
De izquierda a derecha, Moisés Martínez, María José Peñalver y Juan Antonio Santa-Cruz. PORTAVOZ 10/12/2019 FOTO: PORTAVOZ

Baldo Cortón-Efe. El vocal de la Agrupación de Arquitectos Urbanistas de la Región de Murcia, Toño Santa-Cruz, ha dicho este martes en rueda de prensa que la culpa de lo que ocurre en el Mar Menor es de toda la sociedad, ya que toda ella es responsable, todos los colectivos e incluso todos los ciudadanos y “hasta que no todos hagan autocrítica no se hará nada diferente”.

Santa-Cruz ha hecho estas declaraciones durante la presentación de un manifiesto conjunto de su agrupación y del colegio de Arquitectos, elaborado tras una reunión celebrada el 30 de octubre en la Consejería de Medio Ambiente en la que la administración autonómica les pidió propuestas para elaborar el borrador del decreto ley de Protección Integral del Mar Menor, la mayoría de las cuales serán incluídas.

A nivel urbanístico, la presidenta del colegio de arquitectos, María José Peñalver, opinó que serían necesarias restricciones o medidas cautelares para "salvar a un enfermo que está en la UCI", y reconoció que tendrían que haber advertido antes porque ahora todo el planeamiento está obsoleto.

A juicio de Santa-Cruz, habría que revisar todo lo que está en el entorno del mar Menor, pero no sólo en primera franja de costa, sino en toda la "cuenca vertiente" a la laguna.

Entre las propuestas destacan el control y el cumplimiento de la legislación y de la planificación actual en materia de ordenación urbana, paisajística y territorial por parte de las diferentes administraciones afectadas en el entorno del mar Menor, y aplicación y ejecución del régimen sancionador descrito en los instrumentos de planeamiento, así como la revisión y adecuación de los diferentes procedimientos administrativos en materia de urbanismo a objetivos de sostenibilidad y de mitigación del Cambio Climático.

Reclaman también un análisis y evaluación de la idoneidad, estado y dimensionamiento de las infraestructuras de saneamiento y depuración de los municipios ribereños y de la cuenca del mar Menor, y evitar la aprobación de nuevos desarrollos urbanísticos e incluso de nuevos proyectos de edificación en el suelo urbano existente hasta que no esté operativa la ampliación de las infraestructuras de saneamiento y depuración que sean capaces de asumir adecuadamente las nuevas demandas.

Piden la creación de un marco de planificación y ordenación territorial interdisciplinar incluyéndolo en el programa de acciones previstas en la estrategia de gestión integrada de zonas costeras del sistema socioecológico del mar Menor y su entorno, aprobado en mayo pasado, y adaptar las actuales figuras de planeamiento a ese marco regulador, junto a un Plan de Ordenación Territorial específico para el mar Menor.

Se solicita asimismo un estudio de la capacidad poblacional para comprobar su correlación con las infraestructuras de todo tipo existentes y, en su caso, en qué cuantía y cómo se tendrían que complementar, y se advierte la necesidad de una adecuación de los modelos de planificación a las demandas reales de aumento de población y capacidad del medio natural, impidiendo la incorporación de suelo urbanizable cuando las condiciones no lo permitan.

Como curiosidad, los arquitectos proponen sustituir los procesos artificiales de regeneración de las playas del mar Menor por la recuperación de soluciones tradicionales como los balnearios y las playas "secas", así como ordenar los puertos deportivos y adecuar sus infraestructuras a las dinámicas de corrientes naturales, además de ordenar y regular los fondeos, limpiar y extraer fondeos abandonados e ilegales y recuperar el ecosistema tradicional, a la par que pretenden prohibir redes de delimitación de zonas de baño.

Santa-Cruz cree que a lo mejor no debieran permitirse embarcaciones de recreo con motor en la laguna y augura que la administración tendrá que adoptar decisiones muy valientes como ésta, y remarcó la necesidad de un cambio de modelo total del desarrollo en ese entorno.

Para Santa-Cruz, no debiera "quedarse todo en manifestaciones en la calle" y este manifiesto debería servir como llamamiento a otros colectivos profesionales que trabajen al lado de la administración "para darle el apoyo que necesita" para revertir la situación, ya que, según este experto, por sí sola no puede.

Recordó que se llevan cometiendo errores cuarenta años en la gestión territorial y por ello hay que hacer una autocrítica primero “de todo lo que hemos hecho mal de forma inconsciente o por inacción”, ya que “tenemos la oportunidad de unirnos toda la sociedad por un fin común y todas las administraciones, y tomar conciencia real para adoptar las medidas valientes que hay que tomar”.

EFE