La hostelería de Cartagena advierte: “Si abrimos sin garantías, el perjuicio será mayor"

Hostecar exige certidumbre y seguridad jurídica para poder abrir los locales. “Tras dos meses cerrados, no queremos ser los conejillos de indias de los experimentos del Gobierno”

Jesus G. FeriaLa razon

Incertidumbre es, posiblemente, la palabra más repetida por los empresarios y presidentes de las diferentes asociaciones que se han visto afectados por el cierre de sus negocios, y que tras la comparecencia del presidente Pedro Sánchez para anunciar las fases de desescalada, miran de reojo a los condicionantes que llevarán consigo dichas medidas. “No estamos para experimentos, y no queremos ser los conejillos de indias, sino que nos den garantías y medidas concretas”. Así lo ha expresado a este periódico el presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Alojamientos Turísticos de Cartagena y su comarca (Hostecar), Juan José López, quien asegura que son más las dudas que certidumbres las que afronta el sector.

Un ámbito que ya ha visto caer en picado la productividad y los ingresos, tras pasar los días de Semana Santa cerrados al público. Una pérdida de ingresos que, si en 2019 generaron cerca de 110 millones de euros, “con el impacto que ha dejado el estado de alarma en la Región de Murcia las pérdidas son de entre 40 y 50 millones”. Eso, de momento, y si se cumple el calendario previsto por el Ejecutivo central.

Y es que de cara a los próximos meses, con el alivio de algunas medidas de confinamiento, podrían volver a repetirse situaciones cotidianas, pero que lejos quedan ya del imaginario colectivo. Como ver las terrazas llenas. Una imagen que, no obstante, el propio López no sabe cómo afrontar. “Nos han pedido que abramos, pero no nos han dado ninguna garantía, lo que puede provocar que el perjuicio sea aún mayor. Tras dos meses cerrados, no se puede volver a abrir y empezar como si nada. Necesitamos certezas para saber cómo poder afrontar los meses de verano, para poder obtener beneficios y recuperar los perjuicios sufridos hasta el momento”.

¿Qué pasa con los ERTE?

Al mismo tiempo, desde Hostecar se intenta animar al resto de establecimientos a los que abarca, diciéndoles que aguanten lo máximo posible. No obstante, también critica la laguna que deja la situación en torno a la regulación del empleo. Muchos de los comercios han tenido que aplicar un Expediente de Regulación Temporal del Empleo (ERTE) pero, precisamente, abrir y volver a pagar nóminas, productos y servicios tras dos meses sin ingresos no es algo que los comercios puedan asumir. “Nos gustaría saber si la incorporación al trabajo va a facilitarse, o si en el caso de no funcionar, darán la posibilidad de volver a acogerse a esta opción”.

A juicio del presidente de Hostecar, la orden del Gobierno central es “muy ambigüa, con poco contenido y no muestra ninguna seguridad jurídica a las empresas".

De la misma forma, López ha asegurado que ha mantenido hoy mismo un contacto con el Gobierno de la Región de Murcia, y las expectativas también se vislumbran poco certeras. “Nos han comunicado las principales líneas en las que se basan las restricciones impuestas por el Gobierno nacional, pero nada más. Seguimos teniendo poca certeza de cara a una posible reapertura”.

Según la Orden del Ministerio, será a partir del próximo lunes 4 de mayo cuando los restaurantes puedan comenzar a funcionar, eso sí, con pedidos que deberán recogerse en el propio establecimiento, y no será hasta el 11 de mayo cuando se habilite el consumo en las terrazas de los locales a un tercio del personal. Y lo mismo ocurrirá en los hoteles y los alojamientos turísticos, que a excepción de las zonas comunes, podrían acoger a personas de la propia Región de Murcia, y no de otras comunidades.

A partir del 25 de mayo, la hostelería podrá volver a utilizar los espacios interiores de sus locales, limitando el aforo a un tercio de la ocupación.