La seguridad de los turistas la garantizan dos mil agentes en la Región

El delegado del Gobierno, José Vélez, presenta la campaña "Verano Seguro"

Cerca de dos mil agentes de Policía Nacional y Guardia Civil garantizarán la seguridad de los turistas nacionales y extranjeros que visiten este verano la Región de Murcia, y, además, velarán por el cumplimiento de las recomendaciones sanitarias, garantizando la distancia social en los espacios públicos de acceso, tránsito o estancia y en los medios de transporte, así como el uso de la mascarilla cuando sea obligatorio o no sea posible guardar la separación de seguridad. Así lo ha señalado el delegado del Gobierno en la Comunidad, José Vélez, durante la presentación de la operación Verano Seguro.

De esta forma, el Gobierno de España quiere posicionar al país como destino seguro y de referencia tanto para el turismo nacional como para el internacional. “Quienes elijan la Región de Murcia como destino de sus vacaciones pueden confiar en que dos mil agentes se encargarán de velar por su tranquilidad y seguridad, incluyendo la derivada de las nuevas obligaciones sanitarias y de distancia social provocadas por el coronavirus”.

La Delegación del Gobierno supervisará la operación en la Región de Murcia y coordinará con las administraciones locales y autonómica la puesta en marcha de dispositivos operativos conjuntos o complementarios con los cuerpos de policía local que sean necesarios para incrementar la seguridad ciudadana en las zonas más turísticas.

Se incrementará la vigilancia y control preventivo en vías de comunicación urbanas e interurbanas, estaciones, puertos, aeropuertos, hoteles, playas y campings, así como cuando se celebren acontecimientos de todo tipo que impliquen una gran concentración de personas.

Turismo seguro

El despliegue policial se complementa con el Plan Turismo Seguro, que pretende evitar en todo el territorio nacional la actividad delictiva específica que pueden sufrir los turistas, ya sean nacionales y extranjeros, tanto en sus estancias vacacionales o de ocio como en los viajes de ida o regreso de los mismos.

En este sentido se han intensificado los planes preventivos frente a la delincuencia itinerante y a los robos en viviendas, que pueden incrementarse tanto por la ocupación de apartamentos turísticos como por el previsible aumento de la duración de la estancia de ciudadanos nacionales en sus segundas residencias tras los pasados meses de confinamiento.

Este dispositivo prestará además especial atención a un posible incremento de las ciberestafas, dado el considerable crecimiento del uso de internet para reservar alojamientos o contratar paquetes de viaje. La Delegación del Gobierno intensificará para ello los contactos y reuniones con los directores, gerentes o responsables de los alojamientos turísticos del territorio, así como con las policías locales.