«Lo que el viento se llevó» la censura lo multiplica

Es llamativo que para protegernos y educarnos quieran censurar como si no fuéramos capaces de pensar por nosotros mismos

La RazónLa Razón

Cuando mi madre me decía «no toques eso» se activaba mi inclinación por la obediencia como se pueden imaginar. Jamás se me ocurría ir a hacer exactamente lo que me acababan de prohibir. Porque nada nos gusta más que los límites, las órdenes, lo establecido. Que nos digan lo que está bien y sobre todo lo que está mal y qué debemos pensar de las cosas. Eso es lo que ha sucedido con «Lo que el viento se llevó», que, como saben, fue retirada del catálogo de la plataforma HBO por contener estereotipos racistas. No hay mejor invitación que una prohibición, como bien han comprobado todas las madres y padres del mundo. La película se ha convertido automáticamente en el número uno de ventas de la lista de Amazon para ventas de DVD y CD y en el quinto lugar de iTunes.

El título ha sido repuesto en el catálogo de HBO con una advertencia previa sobre su contenido «racista», pero seguramente la gente la compra en formato físico porque no quiere que le adviertan nada, prefieren interpretar lo que ven usando su propio cerebro. Las protestas contra el filme se centran en que muestra una «radiante aceptación de la esclavitud». Qué cosas: resulta que transcurre en un estado confederado en 1861, tiempos de la esclavitud. Entonces, ¿para que una película de nazis sea aceptable, los propios nazis tienen que condenar el nazismo en el argumento? Ser nazis, pero poco nazis. O nazis antinazis. Hechos del pasado juzgados a la luz de las ideas del presente. He estado pensando qué estereotipos tan poco democráticos difunde el imperio romano y qué poco feminista es la leyenda del Rey Arturo.

Así que antes de que los «cowboys» pidan que se retire «Brokeback Mountain» o los practicantes de kung fu denuncien la ofensa cometida por Jackie Chan, yo he escondido mi ejemplar de «Lolita» y he comenzado una purga en mi biblioteca que tengo miedo que nunca termine, como ha sucedido con las estatuas en todo el mundo (teniendo en cuenta las atrocidades cometidas en su interior, ¿derribarán también El Coliseo romano?), con las series de televisión como «Little Britain» y hasta con las cartas de «Magic» que se titulan «Cruzada». Marvel se está planteando cambiarle el nombre a «X-Men» porque lo de «men» es poco inclusivo y caduco. Pero pretender que las obras de ficción sean espejos morales y referentes educadores es portarse como un completo cretino y un puritano. En lugar de avisar que una película «contiene prejuicios étnicos y raciales» quizá sea mejor educar a todo el mundo para que detecte esos comportamientos y los combata en la realidad y no en el cine, porque es donde se debe. Censurar y prohibir no es solo un error sino que es contraproducente. En el caso de «Lo que el viento se llevó» incluso puede que sea todo una estrategia publicitaria. Pero es llamativo que para protegernos y educarnos quieran censurar como si no fuéramos capaces de pensar por nosotros mismos.