Monumento Xacobeo

«Si se ha tratado de un error, debe ser subsanado con la explicación debida»

Un grupo de peregrinas durante una etapa del Camino de Santiago en Portomarín
Un grupo de peregrinas durante una etapa del Camino de Santiago en PortomarínEliseo trigoEFE

La cristofobia general de Occidente también se proyecta entre nosotros, con un lamentable liderazgo en el actual sanchismo, con especial referencia a su fijación quasi obsesiva con la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos. Pero, por desgracia, no se agota ahí, ni en él.

Vivimos hace unos meses un lamentable episodio en torno a la retirada de una Cruz en el municipio de Aguilar de la Frontera, posteriormente abandonada en el vertedero municipal en una deplorable imagen. Pero lo que no esperábamos es lo sucedido ahora en Galicia, y nada menos que con el monumento dedicado a san Juan Pablo II en el Monte del Gozo, evocando la multitudinaria IV JMJ de agosto de 1989, celebrada allí y que significó un gran impulso al histórico Camino de Santiago.

«Rectificar es de sabios», y si se ha tratado de un error, debe ser subsanado con la explicación debida y la celeridad exigible. Sabemos quién gobierna la Xunta de Galicia, y confiamos se repare este lamentable episodio. La iconoclastia es una doctrina nacida en el siglo VIII, y se está aplicando ya no sólo como nació contra los símbolos religiosos, sino también contra los políticos. Pero lo del Monte del Gozo no pertenece a ninguna de esas categorías, sino a la de la más absoluta ignorancia de la cultura e identidad de lo que ese monumento representa.

Centenares de miles de jóvenes de todo el mundo y en especial de Europa, la otrora Cristiandad, conocieron el Camino allí y entonces.