El fracaso de la izquierda en Madrid

«Sánchez optó por la excentricidad de colocar a dos nulidades políticas como cabezas de lista»

FOTO: Efe

La izquierda política y mediática persevera en su desastrosa estrategia contra Ayuso y Almeida. He de reconocer que me alegra mucho. Es cierto que lo tiene rematadamente mal, pero cuanto peor lo haga mejor será para los que vivimos en Madrid. Las encuestas muestran que el PP tiene muy consolidado tanto la comunidad como el ayuntamiento. En ambos casos no necesitaría a Vox porque la izquierda suma menos diputados o concejales. A pesar de ello, es bueno no bajar la guardia y mantener la tensión como si la victoria estuviera en riesgo. Eso permite no cometer errores. El PSOE está desaparecido en las dos instituciones. Sánchez optó por la excentricidad de colocar a dos nulidades políticas como cabezas de lista y fue un desastre. Como rival de Ayuso mantuvo a Ángel Gabilondo, un buen rector y catedrático, pero que estaba instalado en un curioso estado de aburrimiento permanente. Todo el mundo sabía que quería ser Defensor del Pueblo. Al final lo ha conseguido.

El líder socialista se superó en la capital gracias a la ocurrencia de elegir a su amigo Pepu Hernández, exseleccionador de baloncesto. Finalmente, también abandonó el cargo, algo que muestra el gran fervor y compromiso que tenían ambos por el trabajo político. Ahora no se sabe muy bien quién lidera el PSOE en el ayuntamiento y la comunidad. En la izquierda antisistema y populista, la situación sigue igual de caótica, para alegría y satisfacción de Ayuso y Almeida. Podemos se ha convertido en la nada más absoluta y sus diputados se limitan a ser los palmeros de Mónica 3M. La única mujer que es médico y madre muestra una inquietante obsesión por la presidenta madrileña, que llega a extremos de total desquicie. He de reconocer que me divierten mucho sus rifirrafes. Los excesos son mediocres, pero supongo que Mónica no ha caído en la cuenta. Es normal que las encuestas no le acompañen, aunque es probable que consiga el honroso puesto de quedar segunda por delante de los socialistas. La Asamblea se ha convertido en un divertido espectáculo al servicio de Ayuso, que la vapulea de forma inmisericorde y parece que 3M le ha cogido gusto. Finalmente, lo del Ayuntamiento es de aurora boreal, porque los «herederos» de Carmena se odian y se han instalado en una guerra permanente.