Mónica 3M y la alegría de los porros

Ayuso acierta al rechazar esta iniciativa de la pijo izquierda caviar y dará la batalla en contra de las drogas

Francisco Marhuenda

Hemos descubierto que Mónica 3M, la portentosa líder de Más Madrid, no sólo es la única mujer que es médico y madre, sino que también es escritora. Felicidades. Hay que destacar su dedicación y no cae en el error sobre el que me advertían mis padres: quien mucho abarca, poco aprieta. Está claro que nuestra Wonder Woman puede con todo. Entre sus méritos está haber superado al PSOE, aunque la derrota no hizo mucha mella en Sánchez. Se limitó a hacer un cambio de Gobierno y sigue mostrando el mismo carácter imperturbable que le caracteriza. Con Zapatero o González hubiera sido un auténtico cataclismo, pero en estos tiempos tan evanescentes una noticia sustituye a la anterior y todos tan contentos. Nuestra intrépida lideresa de la izquierda pija antisistema muestra una inusitada alegría por los porros. He de reconocer que soy muy liberal en casi todo, salvo en las drogas y el aborto. En el resto de cuestiones siempre he sido muy flexible y abierto. Con respecto a lo último considero que la defensa de la vida es algo que nos debería concernir a todos por encima de ideologías. Mi rechazo no responde a criterios religiosos.

En lo que hace referencia a las drogas he visto las terribles consecuencias que ha provocado en amigos, familiares e incluso en una novia que tuve en mi juventud. Cuando formé parte del Consejo de la Juventud de Cataluña tuve la triste oportunidad de visitar centros que atendían a drogodependientes. Mi madre, que es una mujer extraordinaria, acogió en casa al hijo drogadicto de una amiga. Una noche llegue a casa de mis padres y estaba durmiendo en una tumbona en la terraza. Las drogas son una tragedia. He escuchado en infinidad de ocasiones la frase «no te preocupes, que controlo perfectamente». No es verdad. Más Madrid considera que la regulación de los porros permitiría crear 100.000 puestos de trabajo y aportaría unos ingresos vía impuestos de unos 3.000 millones. El diputado Moruno defiende que se reforzaría el tejido productivo y se incrementarían los ingresos públicos. Es lamentable que una médica como Mónica 3M pueda impulsar este despropósito. Ayuso acierta, una vez más, al rechazar esta iniciativa de la pijo izquierda caviar y dará la batalla en contra de las drogas.