Cuidado con el principio de Peters

El conseller de Economía y unas cuantas cosas más, Máximo Buch, que trabaja de forma incansable en la búsqueda de mercados exteriores y de inversiones para la Comunitat, en ocasiones aparece como una posible víctima del «principio de Peters» a no ser que se cuide de la tentación de protagonismo público prolífico.

Viene esto a cuento por su declaración de ayer al conocer los datos trágicos del paro en la Comunitat Valenciana «la evolución del número de ocupados en la región durante el primer trimestre del año ha sido la mejor de los últimos cinco años, pues este es el año en que menos ha aumentado la cifra de parados».

Sólo faltaba que el desempleo siguiera aumentando en las mismas proporciones que al comienzo de la crisis. Coincido con mi amigo Rogelio que hay problemas de especial sensibilidad que deberían ser tratados con más cautela. En este sentido, la cifra de 727.500 parados (29, 19 por ciento) debe encender las alarmas de quien está llamado a buscar soluciones, un drama que no puede ser aliviado en los recovecos de interesadas interpretaciones de las estadísticas.

Curiosa también la reacción de todos sus compañeros diputados que, en lugar de preocuparse por frenar la incontinencia, prefirieron irse a disfrutar del almuerzo. Así es la vida.