Opinión

Declaración exculpatoria

La Razón
La RazónLa Razón

El fiscal anticorrupción Pedro Horrach dio ayer un golpe de efecto al presentar en el juzgado el escrito de conformidad pactado con el contable del Instituto Nóos, Marco Antonio Tejeiro, en el que éste revela los detalles financieros y fiscales del caso a cambio de los beneficios penales y los atenuantes que le correspondan por colaborar con la Justicia. Este personaje formaba, junto a sus hermanos Miguel y Ana María Tejeiro, el núcleo que gestionaba en el día a día las finanzas y los tributos de las distintas sociedades de su cuñado Diego Torres y de Iñaki Urdangarín. La relevancia de su testimonio, por tanto, parece evidente. La primera y fundamental conclusión que de él se extrae es que la Infanta no tuvo en ningún momento participación alguna en las actividades del Instituto Nóos ni en las demás sociedades, lo que viene a ratificar la tesis del fiscal y a desmentir al juez Castro, quien ha imputado a Doña Cristina por una supuesta «colaboración activa» en las empresas de su marido. No hay que ser muy sagaz para deducir que Pedro Horrach ya conocía la declaración del contable cuando redactó su demoledor recurso contra el auto del juez: no sólo desmontaba la argumentación de José Castro por endeble y voluntarista, sino también porque conocía las tripas del caso de primera mano. En suma, la declaración del director financiero del Instituto Nóos supone un sólido aval para que la Audiencia Provincial de Palma atienda los recursos de la defensa y del fiscal y retire la imputación de Doña Cristina que con tanto ahínco ha perseguido el polémico juez Castro. De paso, también refrenda la labor del fiscal, sobre el que han caído toda suerte de acusaciones, entre ellas la de estar al servicio del Gobierno. También conviene subrayar que Marco Antonio Tejeiro reconoce que su cuñado Diego Torres utilizó una red financiera en el extranjero para evadir capitales, pero que no puede decir lo mismo de Urdangarín porque no existe ningún dato al respecto. Durante bastante tiempo, al hilo de ciertas comisiones rogatorias enviadas por el juez Castro a Suiza y a otros países, ciertos medios hostigaron al matrimonio Urdangarín acusándolo de tener cuentas secretas en el extranjero. Nada más falso. Por lo demás, el testimonio del director financiero del Instituto Nóos será de gran utilidad para conocer el protagonismo decisivo de su cuñado Diego Torres, profesor de Política de Empresa y mentor académico de Iñaki Urdangarín en la escuela de negocios Esade, en la concepción, organización y desarrollo de la ingeniería fiscal y financiera con que se rodeó el Instituto Nóos y demás entidades relacionadas. Siempre con la cooperación profesional de su esposa Ana María y de sus cuñados Tejeiro, especialistas en gestión fiscal y financiera con bufete en la capital catalana.