Opinión

Un pulso inadmisible a la Ley de Educación

La Razón
La RazónLa Razón

Amenos de dos meses de que comience el curso, la mayoría de comunidades autónomas no ha aprobado los decretos necesarios para desarrollar la nueva ley de Educación. Los hay que no lo han hecho por falta de tiempo, pero al menos doce gobiernos autonómicos se resisten a acatar la legislación y, entre otras cosas, se niegan a cambiar los libros. Este pulso al ministro Wert resulta de todo punto inadmisible y genera una situación de caos y desconcierto que pagan los alumnos, el eslabón más débil de la cadena y al que hay que proteger.