El PSOE pacta con Podemos y los nacionalistas el gobierno

María Chivite someterá a la militancia el acuerdo y la investidura, en la que necesitará de la abstención de Bildu, podría ser el 1 de agosto.

María Chivite someterá a la militancia el acuerdo y la investidura, en la que necesitará de la abstención de Bildu, podría ser el 1 de agosto.

A pesar de la enmienda que los navarros hicieron en las urnas el 26-M al cuatripartito de Uxue Barkos, los socialistas han preferido sumar un pentapartito por acción u omisión y continuar con las políticas de los últimos cuatro años. Para ello necesitarán a Bildu, sin ellos no podrá sacar ninguna ley ni el gobierno adelante. Aún así el Partido Socialista Navarro (PSN) cerró ayer un pacto de gobierno con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra para la investidura en la que la socialista María Chivite se presentará como presidenta.

El pasado 5 de julio las cuatro fuerzas llegaron a un pacto programático, en el que Geroa Bai como Podemos solicitaron entrar en el Ejecutivo y ayer, tras tres horas de reunión en el Parlamento Foral, lo rubricaron.

Los representantes de I-E abandonaron la reunión a la media hora del inicio de la misma para que PSN, Geroa Bai y Podemos continuaran negociando la conformación del Ejecutivo de Navarra, ya que ellos no habían solicitado entrar en el mismo, informa Efe.

El acuerdo contempla un Gobierno de trece consejerías, de las que ocho son para el PSN: Derechos Sociales; Presidencia, Función Pública e Interior; Salud; Economía y Hacienda; Educación; Cultura y Deporte; Cohesión Territorial; y Universidades, Innovación y Transformación Digital. Geroa Bai se queda con cuatro departamentos: Desarrollo Económico y Empresarial; Desarrollo Estratégico y Territorial; Relaciones Ciudadanas; y Desarrollo Rural y Medio Ambiente. Por su parte, Podemos ocupará Políticas Migratorias y Justicia.

El PSN deberá contar con la abstención de Bildu ya que sólo tendrá el apoyo de 23 de los 50 escaños del Parlamento de Navarra. Chivite insiste en que no pactarán con ellos, pero sin ellos no salen las cuentas y la formación de la izquierda abertzale ya advirtió de que su abstención no sale gratis por lo que consideran que las «prebendas» se harán de forma discreta. «Bildu nunca hace nada gratis», recuerdan desde Navarra Suma. Mañana el PSN someterá internamente el acuerdo a votación y tras su aprobación, ese mismo día comunicará al presidente del Parlamento, Unai Hualde, que se presenta como candidata a la investidura que podría celebrarse el 1 ó 2 de agosto.

Chivite consideró que, tras el fallido intento de investidura de Pedro Sánchez en el Congreso, este acuerdo es bueno «para toda la sociedad en general y para las fuerzas progresistas y de izquierdas». Además, aseguró que cuentan con el respaldo de la ejecutiva federal: «Tanto el secretario de Organización como la dirección del partido saben todo».

El líder del PP, Pablo Casado ayer lanzó un significativo mensaje a Pedro Sánchez. En el caso de que quiera dar un «viraje»en su estrategia de pactar con la izquierda, debe evitar que el PSOE navarro pacte «por acción u omisión con Bildu». Navarra Suma considera que si el acuerdo se consuma el líder del PP «no debería volver a sentarse con Sánchez en ningún escenario posible» y así lo denunciarán si ocurre. La coalición se enteró del acuerdo de las izquierdas por los medios de comunicación y destacan que desde el PSN no han querido sentarse con ellos a pesar de que se les ofreció un gobierno en coalición con Navarra Suma. «Nos tratan igual que a Bildu». Votarán «no» a las políticas continuístas de los últimos cuatro años y lamentan que se bendiga «a los que nos pegaban tiros en la nuca». «Por el sillón vale todo», destacan las mismas fuentes.