Sociedad

La dieta “anti-accidentes” para mayores

La hidratación y una dieta equilibrada para fortalecer músculos, huesos y articulaciones, elementos clave para la prevención de caídas

La dieta y la nutrición son pilares básicos de la salud. Una correcta alimentación permite mantener los huesos y músculos fuertes, además de regular el organismo y prevenir enfermedades. En mayores, una correcta alimentación es fundamental para mantenerse activos y sanos y así evitar accidentes como las caídas. Se estima que entre el 30% y el 35% de las personas mayores de 70 años las han sufrido alguna vez, según informa Sanitas.

Sin una correcta alimentación que ayude a este fortalecimiento, las posibilidades de sufrir caídas se multiplican. La actividad física practicada de forma regular es crucial para conservar la fuerza muscular y la movilidad de las articulaciones. Incluir en la dieta alimentos que favorezcan este mantenimiento de la masa muscular y que ayuden a fortalecer la estructura ósea minimizará el riesgo de accidentes. Estos son algunos alimentos que ayudan a mantener una dieta “anti-caída”:

Té blanco: El té blanco contiene altos niveles de polifenoles, unos antioxidantes que ayudan a fortalecer los músculos. Es fácil de asimilar por el organismo. Este producto conviene consumirlo por la mañana, en el desayuno, para aprovechar al máximo sus propiedades.

Huevos: Este alimento es una gran fuente de proteínas de calidad, aunque no es recomendable consumirlo en exceso. La clara de huevo tiene un gran número de proteínas libres lo que los convierte en un elemento de gran valor en una dieta equilibrada. Además, tienen leucina, un aminoácido que favorece el rendimiento de los músculos.

Avena: Este cereal aporta energía al organismo y aumenta el tono muscular de manera eficaz. Además, favorece la digestión, es un laxante natural y regula las grasas. Consumir avena es una buena fuente de proteínas, oligoelementos, hidratos de carbono y vitaminas.

Espinacas: Por su elevado contenido en iones de calcio y en nitratos, compuestos que mejoran la contracción y la solidez de los músculos, las espinacas son uno de los alimentos más recomendados para fortalecer los músculos. Además, las hojas verdes contienen calcio y minerales, que ayudan a mantener el tejido óseo.

Plátanos: Este alimento contiene potasio, un elemento esencial para cuidar los impulsos nerviosos de los músculos, además de contener un aporte energético de gran valor. Además, los plátanos poseen magnesio, fibra y ácido fólico, lo que los convierte en un alimento perfecto para conseguir los nutrientes necesarios en una dieta equilibrada.

Frutos secos: Los frutos secos contienen altos niveles de calcio y por su composición, ayudan a prevenir el riesgo de sufrir fracturas. Estos alimentos aportan también proteínas que ayudan a fortalecer los músculos.