Lorena Rami: «Esta parada será beneficiosa para la mayoría de pacientes de FIV»

LORENA RAMI NEUROPSICOLOGA
LORENA RAMI NEUROPSICOLOGAElena Zapata

La semana pasada se publicó su libro «La FIV que cambiará tu vida», con el que esta doctora en Neuropsicología e investigadora en el Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi y Suñer (Idibaps) del Hospital Clínic de Barcelona ha querido compartir su propia experiencia recogiendo estrategias que le ayudaron a aumentar sus recursos personales, emocionales y económicos.

-¿Qué le empujó a escribir el libro?

-Cuando acabé mi camino de fecundación in vitro (FIV) decidí ayudar a aquellas personas que continuaban en tratamiento o se estaban planteando iniciarlo escribiendo una guía de autoayuda, porque creí que era la manera más eficaz de poder contribuir de alguna forma a lograr su sueño de ser madres. Lo que no sabía en aquel momento es que para cumplir mi objetivo necesitaría dedicar centenares de horas. Pese a que la persistencia es a la vez mi virtud y mi defecto, ha sido un camino complejo porque lo mío es la Ciencia y no las letras. Pero cuando las cosas se hacen con mucha energía y amor, se consiguen.

-En él aborda muchos aspectos de este proceso. ¿Cuáles destacaría como más relevantes emocionalmente?

-El proceso emocionalmente más complejo es enfrentarse al estrés que supone la prueba de embarazo, pues aparece mucha ansiedad, y a veces presión, por conseguir la gestación, ya que los tratamientos son muy demandantes a nivel físico y económico. También son muy estresantes los resultados que obtienes durante el proceso de tratamiento, como el número de embriones para ser transferidos, pues generan incertidumbre y miedo a que todo el esfuerzo no se traduzca en buenos resultados.

-El libro cuenta con el prólogo de una eminencia en el campo, el Dr. Coroleu, pero también se basa en su experiencia personal. ¿Qué le resultó más difícil?

-Una de las partes más complejas fue la administración de los medicamentos que tenía que inyectarme yo misma durante 12 días consecutivos, yo, que siempre tuve pánico a las agujas... En mi caso no tuve ningún efecto adverso importante y afortunadamente pude contar con la ayuda y los conocimientos del Dr. Coroleu. Desde un punto de vista emocional, lo más duro fue enfrentarme a los resultados negativos que tuve, y tener que continuar haciendo más tratamientos, con la inversión de recursos personales y económicos que suponía.

-La FIV es un procedimiento ya habitual en la sociedad pero, ¿en qué aspectos cuestan todavía?

-A pesar de que es un tratamiento altamente frecuente, sigue siendo un tema tabú para muchas mujeres y parejas que lo realizan. Como comento en el libro, llevar los tratamientos con naturalidad, y abandonar el secretismo en el que suelen hacerse, es muy recomendable pues a nivel psicológico implica mayor soporte de los que te rodean. Es muy habitual que las mujeres solas o parejas que se someten a una FIV se sientan solas en muchos momentos del proceso. Abrirse a explicarlo con naturalidad, aunque cueste al principio, puede ser beneficioso. Desde un punto de vista social sería fundamental que aumentaran los tratamientos en la Sanidad pública. Desafortunadamente, la mayoría son privados y hay muchas personas que deben renunciar a su sueño de tener un hijo porque su economía no permite hacerle frente. Y esto es muy duro.

-Estamos en medio de una crisis sanitaria muy importante. ¿Cómo cree que puede afectar a este tipo de procesos?

-Desde un punto de vista médico se han cancelado el inicio de nuevos ciclos de tratamiento. Eso resulta muy duro para las personas que tenían pensado empezarlo a corto plazo. Pero en breve, esperamos que todo volverá a la normalidad y podrán continuar su camino hacia la maternidad.

-Como psicóloga, ¿qué recomendaría a quienes se están sometiendo a un tratamiento? Ya que, a la ansiedad propia, se le suma la situación actual...

-Que aprovecharan esta parada para prepararse física, psicológica y emocionalmente para afrontar con más fuerza el tratamiento. La preparación personal es fundamental para poder llegar con ánimo al final del camino, así que es una buena oportunidad para ello. Comer de forma saludable, hacer el ejercicio que sea posible en casa, descansar bien y meditar puede ayudarles en estos momentos. En mi libro hay una parte dedicada a ésto donde se proponen varias estrategias que se incluyen en el método que he denominado Midas (Movimiento, Introspección-meditación, Dieta saludable, Ahorro y Sueño reparador). Aunque por un momento puede haber mayor incertidumbre y ansiedad porque su tratamiento tendrá que esperar unas semanas, en la vida nunca sabemos en realidad qué es mejor o peor para el devenir de cualquier proceso. Estoy segura, y confío, que esta parada será beneficiosa para la mayoría de pacientes de FIV, porque parar siempre es positivo en esta sociedad tan estresada.