«Los medios tienen más efecto en nuestra felicidad de lo que pensamos»

Entrevista a Alejandro Cencerrado, analista del Instituto de Investigación de la Felicidad de Copenhague, que está ultimando un estudio sobre cómo ha afectado la pandemia a nuestra felicidad

Alejandro Cencerrado
Alejandro CencerradoFreelanceFreelance

La felicidad, por muy sorprendente que parezca, se puede medir. Es lo que llevan haciendo desde 2012 en el Instituto de Investigación de la Felicidad de Copenhague. Cencerrado es el único español que trabaja en esta entidad. Lleva 15 años haciéndolo. Le llamamos para ver cómo han caído los índices de la felicidad por la pandemia.

-Estamos terminando un estudio en el que hemos preguntado aproximadamente a unas 5.000 personas en Europa cómo se sentían también durante el confinamiento. La muestra no es representativa para hacer un ranking país por país. Pero sí te puedo decir que España no es de los países que más felicidad han perdido, lo que está acorde con los resultados de un estudio publicado por Eurofound en el que se concluyó que España e Italia habían bajado entre un 5% y un 7% sus niveles de felicidad, mientras en Grecia, Francia, Irlanda y, curiosamente, en Suecia se había resentido entre un 10% y un 15%.

-¿Qué conclusiones nos puede avanzar de su próximo estudio?

-Hemos detectado que la mayoría de los problemas no tienen que ver con la enfermedad o los síntomas. La felicidad ha caído por la preocupación y por el cambio de hábitos durante la cuarentena, mostrándose los encuestados preocupados por cuándo terminaría el confinamiento y por los problemas de sueño que tenían.

-¿Estamos más enfadados?

-No hemos preguntado exactamente sobre eso, pero sí sobre la confianza en los demás, algo que resulta clave porque los países que más confían en los demás son más felices, como los nórdicos. Así, tres de cada cuatro personas en Dinamarca confían en los demás. En cambio, en España uno de cada cuatro.

-¿Se ha perdido confianza en nuestros gobiernos?

-Ha bajado mucho en general en toda Europa. Aunque sobre todo en Francia, Italia y España. La felicidad no se ha resentido tanto como la pérdida de confianza por el Covid. Somos muy críticos y eso afecta enormemente a la felicidad, según puso de relieve Naciones Unidas. Las crisis, si hay confianza, se superan más fácilmente. En general los países del sur, así como en Latinoamérica, tenemos poca confianza entre nosotros y el Gobierno. No sé de dónde nos viene esa pérdida de confianza, pero hay que estudiarlo si queremos ser felices.

-Entiendo que la preocupación habrá afectado a la felicidad.

-Sí, y llama la atención que los que se han informado por redes sociales o televisión se muestran más preocupados por la posibilidad de que el Sistema Nacional de Salud colapse o por que haya una nueva crisis, que los que se han informado a través de la Prensa escrita o de la radio. Los medios tienen más efecto en nuestra felicidad de lo que pensamos. Otro aspecto que el Covid-19 nos ha hecho ver es que la pandemia afecta de muchas formas a la sociedad. De hecho, gran parte de los problemas que las personas destacan son la soledad, el desempleo...

-¿Prima alguna factor en la caída de la felicidad?

-La soledad, la pérdida de calidad del sueño, la salud y la confianza. De hecho, ha subido el factor de la soledad y el sueño. Lo que más preocupa es la pérdida de un ser querido, seguido, aunque de lejos, el temor a una nueva crisis económica.