«En Sedisa falta un liderazgo más democrático y mayor transparencia en las cuentas»

Modoaldo Garrido, director gerente del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, aspira a presidir la Sociedad Española de Directivos de la Salud

Modoaldo Garrido, director gerente del Hospital Universitario Fundación Alcorcón
Modoaldo Garrido, director gerente del Hospital Universitario Fundación AlcorcónJOSE LUIS PINDADOArchivo

Director gerente del Hospital Universitario Fundación Alcorcón de la Comunidad de Madrid, Modoaldo Garrido cuenta con una amplia experiencia en gestión sanitaria, lo que le ha llevado a dar un paso al frente para presentarse como candidato a la presidencia de la Sociedad Española de Directivos de la Salud, Sedisa, cuyas elecciones se celebrarán entre el 26 y el 28 de octubre.

-¿Por qué se presenta a la presidencia de Sedisa?

-Los integrantes de Sedisa Integra nos presentamos porque pensamos que Sedisa necesita un cambio adaptativo en fondo y forma. Este cambio está recogido en nuestro programa electoral, e incluye cuestiones relevantes como la modificación de los estatutos para alinear la Fundación Sedisa con la propia Sociedad, la adscripción de Sedisa a Forética, para maximizar la transparencia y buen gobierno de nuestra asociación o promover la acreditación formativa de los directivos sanitarios por las autoridades sanitarias, por citar algunas de las 50 acciones concretas que proponemos. Al mismo tiempo, creemos que es necesario iniciar un proceso de relevo generacional en los órganos de gobierno de Sedisa y de su Fundación. Por eso mi compromiso es no permanecer más de cuatro años al frente de la institución ni en ningún otro puesto de su Junta Directiva.

-¿Cuáles son los principales puntos fuertes de su candidatura a diferencia del resto de candidatos?

-Nuestra candidatura aúna la experiencia y la renovación. Cuatro de los integrantes de Sedisa Integra somos miembros de la actual Junta, y el resto, hasta el 80% de la candidatura, son savia nueva. Nuestros candidatos representan, además, todo el abanico de profesiones, de niveles de gestión –desde una subdirección general a un jefe clínico– y de los ámbitos público y privado. Somos una candidatura reformista. Reformismo significa tomar y mantener todo lo bueno que ha hecho Sedisa pero cambiar lo que es manifiestamente mejorable. Reformismo significa evitar el inmovilismo, pero también la ruptura. Un cambio sereno.

-¿Qué ha echado en falta de la última legislatura que usted considere urgente poner en marcha ahora?

-Desde la Junta Directiva hemos trabajado mucho los últimos años, y por supuesto incluyo a miembros de otras candidaturas, como al actual presidente, Joaquín Estévez, que va en la candidatura de Pepe Soto, y a quien quiero reconocer todo su esfuerzo. No obstante, si tuviera que señalar algo en el debe, diría que necesitamos urgentemente un liderazgo más transversal y democrático; y mucha más transparencia en las cuentas de Sedisa.

-¿Cuál cree que debería ser el papel de Sedisa en un momento tan decisivo como la actual pandemia de la Covid-19?

-La crisis Covid debe hacernos reflexionar, y posicionarnos desde Sedisa para, en diálogo con las autoridades sanitarias, promover tres cuestiones básicas: la necesidad de reforzar las estructuras de salud pública; reforzar la Atención Primaria y facilitar la participación de los profesionales en la gestión. Esta crisis también ha puesto de manifiesto algo que varios actores del sector sanitario venían diciendo: es necesario elevar el gasto sanitario público hasta el 7% del PIB. Ya era necesario antes de la pandemia para posibilitar la incorporación de nuevo equipamiento tecnológico y nuevos fármacos. Y ahora es aún más necesario para reforzar las estructuras del sistema sanitario.

-¿Cómo deben convivir la sanidad pública y la privada?

-En una perfecta simbiosis, alejada de sesgos ideológicos. Los servicios sanitarios públicos y privados conviven y se interrelacionan perfectamente cuando la base es técnica y el objetivo prestar la mejor asistencia al ciudadano. Nuestra candidatura refleja también esa realidad. Yo soy gerente de un hospital de gestión pública del Sermas, la Fundación Alcorcón, mientras que la segunda de la candidatura y candidata a vicepresidenta, Cristina Granados, pertenece a Quirónsalud.

-¿Considera que la profesionalización de la gestión sanitaria en nuestro país es una tarea pendiente para evitar cargos a dedo y malas gestiones en el ámbito sanitario?

-Es una tarea imprescindible, pero que ya se ha iniciado. La Ley de Buen Gobierno y Profesionalización de la Gestión Sanitaria de la Comunidad de Madrid es un buen ejemplo de ello. Hay otras iniciativas en el mismo sentido. Y desde Sedisa debemos apoyarlas y acompañar a la administración en esta mejora. Efectivamente, creo que resulta totalmente imprescindible, pero lo que está pendiente es llegar a la meta, porque el camino ya se ha iniciado.