Confirman que usar doble mascarilla sí mejora la protección

La clave está en ajustar bien la mascarilla y evitar que haya espacios abiertos, más que el doble filtro

Thumbnail

Un estudio publicado hoy en la revista científica JAMA Internal Medicine muestra que usar dos mascarillas puede casi duplicar la efectividad de filtrar partículas del tamaño del SARS-CoV-2, evitando así que lleguen a la nariz y a la boca del usuario y provoquen la Covid-19. Sin embargo, la razón de la filtración mejorada no se debe tanto a la suma de las dos capas de tela, sino a la mayor eliminación de cualquier espacio o áreas que no se ajustan bien a la mascarilla, según advierte el estudio.

“Las mascarillas quirúrgicas están diseñadas para tener un potencial de filtración muy bueno en función de su material, pero la forma en que se ajustan a nuestras caras no es perfecta”, asegura Emily Sickbert-Bennett, PhD, profesora asociada de enfermedades infecciosas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte (UNC) y autora principal del estudio. Para probar la eficiencia de filtración ajustada (FFE) de una gama de mascarillas, los investigadores llenaron una cámara de exposición de acero inoxidable con pequeños aerosoles de partículas de sal e hicieron que los investigadores se pusieran combinaciones de mascarillas para probar cómo de efectivas eran para mantener las partículas fuera de su espacio al respirar. “También hicimos que los investigadores se sometieran a una serie de actividades de rango de movimiento para simular los movimientos típicos que una persona puede hacer a lo largo del día: inclinarse por la cintura, hablar y mirar a la izquierda, derecha, arriba y abajo”, detalla Phillip Clapp, PhD, experto en toxicología de inhalación de la Facultad de Medicina de la UNC. Según sus hallazgos, la eficiencia de filtración ajustada de referencia (FFE) de una máscara difiere de persona a persona, debido al ajuste único de la cara y la mascarilla de cada persona. Pero en general, una mascarilla sin alterar el ajuste tiene una eficacia de entre un 40 y un 60% para mantener fuera las partículas del tamaño del SARS-CoV-2, mientras que una mascarilla de tela tiene aproximadamente un 40% de efectividad.

Sus hallazgos recientes sobre la duplicación de mascarillas faciales muestran que cuando se coloca una mascarilla de tela sobre una mascarilla quirúrgica, la filtración mejoró en aproximadamente un 20% y mejoró aún más con una mascarilla de manga ajustada, como una polaina. Cuando se colocan en capas sobre las mascarillas quirúrgicas, las de tela mejoran el ajuste al eliminar los espacios y mantener la mascarilla quirúrgica más cerca de la cara, cubriendo constantemente la nariz y la boca.

De este modo, según los investigadores, cuando se usa una mascarilla quirúrgica sobre una mascarilla de tela, la filtración mejora en un 16%. “Hemos descubierto que el uso de dos mascarillas sueltas no le dará el beneficio de filtración que tendrá una mascarilla quirúrgica ajustada”, asegura Sickbert-Bennett. “Y con los datos actuales que respaldan la eficacia del uso de mascarillas para prevenir la propagación de la Covid-19, el mejor tipo de protección doble es cuando una persona y aquella con la que está interactuando están usando correctamente una mascarilla muy bien ajustada”, concluye.