Sociedad

Confirman que someterse a inmunoterapia antes de una cirugía ayuda frente al cáncer de hígado

Un ensayo clínico del Hospital Monte Sinaí, de Nueva York, encuentra que el tumor de un tercio de los participantes se destruyó al recibir inmunoterapia neoadyuvante

Según datos del Observatorio del Cáncer de la AECC, cada año se detectan 6.630 nuevos casos de cáncer de hígado en España
Según datos del Observatorio del Cáncer de la AECC, cada año se detectan 6.630 nuevos casos de cáncer de hígado en España

La inmunoterapia ha curado a muchos pacientes con melanoma, con cáncer de pulmón... y ahora podría convertirse en un tratamiento crucial frente al cáncer de hígado. Así, según los resultados de un estudio del Hospital Monte Sinaí, en Nueva York, la inmunoterapia antes de la cirugía de cáncer de hígado destruye el tumor y probablemente también las células cancerosas residuales, reduciendo la posibilidad de que se produzca una recidiva o una metástasis.

En concreto, la inmunoterapia neoadyuvante (se llama así al tratamiento adicional administrado antes de la terapia primaria) logró destruir el tumor de hígado en un tercio de los participantes del ensayo clínico, según el estudio revisado por partes y publicado en “The Lancet Gastroenterology & Hepatology”.

Además, también acabó con las células cancerosas microscópicas que se pasarían por alto durante la cirugía y que luego podrían hacer que el cáncer volviera o hiciera metástasis. Y es que la inmunoterapia enseña al sistema inmunitario a combatir cualquier recurrencia tumoral.

“En última instancia, creemos que es mejor que el paciente reciba inmunoterapia antes de la cirugía porque las personas están más sanas antes de las metástasis y sus sistemas inmunológicos están en mejor forma para combatir el cáncer”, afirma en un comunicado el autor principal del estudio, Thomas Marron, director de la Unidad de Ensayos de Fase Temprana en el Instituto de Cáncer Tisch y profesor Asociado de Medicina (Hematología y Oncología Médica) en la Escuela de Medicina Icahn en el Hospital Monte Sinaí.

“Este estudio, junto con los ensayos de inmunoterapia neoadyuvante en muchos otros tipos de tumores, respalda la necesidad de una evaluación continua de la inmunoterapia perioperatoria para disminuir las tasas de recurrencia”, precisa el Dr. Marrón, que recuerda que “por lo general, cuando el cáncer reaparece, ya no es una enfermedad curable”.

Ensayos más grandes en el futuro ayudarán a definir la utilidad, la seguridad y la supervivencia de la inmunoterapia neoadyuvante en el cáncer de hígado que causa 5.270 muertes cada año en nuestro país, según datos del Observatorio del Cáncer de la Asociación Española Contra el Cáncer.

El tipo de tumor de hígado más común es el carcinoma hepatocelular (HCC o CHC), que es la tercera causa principal de muertes relacionadas con el cáncer en todo el mundo.

Si bien las inmunoterapias han cambiado el pronóstico de los pacientes con HCC avanzado, la mayoría de los pacientes aún mueren a causa de esta enfermedad. Aunque la cirugía de cáncer de hígado a menudo parece exitosa, en más de la mitad de los pacientes el cáncer regresa debido a una enfermedad micrometastásica residual o, en algunos casos, a un tumor completamente nuevo, lo que destaca el beneficio potencial de la terapia neoadyuvante para mejorar la supervivencia.

Los hallazgos de este estudio son importantes porque hasta la fecha, ninguna terapia administrada antes o poco después de la cirugía había demostrado una mejora real en la supervivencia de los pacientes con cáncer de hígado.

Los investigadores administraron a 21 pacientes con cáncer de hígado en etapa temprana dos rondas del agente de inmunoterapia cemiplimab, un anticuerpo anti-PD-1, antes de su cirugía a finales de 2020. Los médicos estudiaron la destrucción del tumor y la activación del sistema inmunitario para combatir el cáncer a través de imágenes de resonancia magnética, muestras de sangre, tumor y de heces.

Y descubrieron, mediante el programa Target, que en un tercio de los pacientes, gran parte de sus tumores morían antes de la cirugía. Los pacientes cuyo sistema inmunitario ya estaba trabajando contra el cáncer tendían a tener una mayor respuesta a la inmunoterapia, lo que sugiere que el sistema inmunitario se activó aún más y mataría cualquier remanente microscópico de cáncer. En concreto, demostraron cómo el bloqueo de PD1 aumentó la cantidad de células inmunitarias activadas que invaden los tumores de HCC, induciendo la necrosis tumoral y reduciendo estos tumores antes de la cirugía.

El bloqueo de PD1 probablemente sea beneficioso en el CHC, pero debido a que solo algunos pacientes tuvieron una respuesta sólida, es posible que la inmunoterapia deba usarse en combinación con otros tratamientos. En todo caso, se necesitan ensayos con más participantes en el futuro.