Así se optimiza la atención de pacientes en urgencias

►Cuatro hospitales madrileños impulsan una iniciativa que mejora los flujos asistenciales en estos servicios

Entrada a urgencias de la Fundación Jiménez Díaz, en Madrid
Entrada a urgencias de la Fundación Jiménez Díaz, en Madrid FOTO: Ricardo Rubio Europa Press

Los hospitales de Quirónsalud integrados en la red pública madrileña –Fundación Jiménez Díaz, Rey Juan Carlos, Infanta Elena y General de Villalba– han puesto en marcha el Circuito de Urgencia Digital, una iniciativa para atender con eficacia a los pacientes que acuden a este servicio con patologías crónicas y menos urgentes.

El proyecto tiene dos vías de entrada: a través de una llamada telefónica desde fuera del hospital o de una videollamada desde el centro. En el primer caso, el paciente, ante un problema de salud o síntoma preocupante, puede, sin tener que desplazarse hasta el hospital, solicitar asistencia llamando a un teléfono específico indicado en el apartado «Urgencia Digital» de la App «Portal del Paciente» para ser valorado telefónicamente por un médico de urgencias. Si el facultativo considera que el paciente no necesita atención presencial urgente pero requiere de una consulta con un especialista o hacerse una prueba podrá gestionarlas para su realización, quedando el paciente dado de alta del servicio de urgencias.

En cambio, si el médico considera que el paciente ha de ser atendido presencialmente, coordinará todo con los compañeros que estén físicamente en el hospital, incluyendo pruebas u opciones de tratamiento. Así, «a su llegada a urgencias, donde ya saben que va a acudir, el paciente estará ya registrado en admisión y, tras pasar por triaje con Enfermería, en el servicio se sabrá a qué circuito pasará», explica el Dr. Jorge Short, subdirector médico de la Fundación Jiménez Díaz y promotor de la iniciativa.

En cuanto a la segunda vía de entrada al Circuito de Urgencia Digital, el doctor explica que en este caso «el paciente acude al hospital, pero si su motivo de consulta es una patología crónica o con un nivel de triaje 4 o 5 en la escala Manchester, puede atenderle inicialmente por videoconferencia un médico de urgencias que no esté en el servicio. Si este considera que se debe valorar al paciente presencialmente, lo indicará para que sea atendido por un facultativo que se encuentre en el mismo centro».

«Esto es posible creando y añadiendo un circuito más a los que ya existen en los servicios de urgencias. Pero, al estar gestionado por uno o dos facultativos de forma no presencial, desde fuera del hospital se pueden atender en la misma jornada procesos derivados a este circuito de varios hospitales a la vez. Es decir, no es necesario crear un circuito de este tipo por cada centro», detalla el responsable del proyecto.

Así, se logra «una experiencia más ágil, no solo para el paciente atendido por este circuito, sino también para el resto de pacientes que deben ser atendidos por el circuito tradicional, ya que su atención se descongestiona. También es una experiencia muy buena para el facultativo que trabaja en el circuito, ya que les permite hacerlo de forma no presencial (por ejemplo, por embarazo o conciliación familiar) y para el que atiende presencialmente en el hospital, que puede dedicar más tiempo a los pacientes que deben ser valorados en el centro», añade.

Y los resultados hablan por sí solos. Desde su puesta en marcha el pasado octubre, han atendido a unos 8.000 pacientes, con un nivel de satisfacción alto o muy alto. Además, ninguna persona valorada en este circuito ha tenido que reingresar en las siguientes 72 horas. A su vez, el porcentaje de pacientes que ha tenido que ser valorado presencialmente tras alguna de estas dos vías de entrada es inferior al 15% y el tiempo de atención hasta la resolución del problema de salud ha sido inferior a los 30 minutos en el 85% de los casos.

Un 20% de las urgencias

Los pacientes con patologías crónicas y dolencias menos graves que acuden a los servicios de urgencias se han incrementado en los últimos meses. De hecho, representan hasta un 20% de las urgencias. «En enero y febrero hemos atendido a una media de 110 pacientes en este circuito entre los cuatro hospitales de Quirónsalud integrados en la red hospitalaria madrileña», avanza el Dr. Short, que asegura que, dado «el éxito de la iniciativa, se irá implementando progresivamente en otros hospitales de Quirónsalud. De hecho, se ha empezado ya a establecer en varios hospitales del grupo en Cataluña».