Sociedad

Las personas sin síntomas, foco de la propagación del coronavirus

Un modelo matemático establece que serían responsables del 79% de los contagios

Un estudio de la revista «Science» elaborado a partir de datos recogidos en China y un modelo matemático sostiene que las personas infectadas con coronavirus pero que no fueron detectadas por tener síntomas leves, limitados o incluso ausentes fueron las que extendieron el patógeno con rapidez, y las responsables del 79 % de los casos registrados. «Los virus respiratorios producen un amplio rango de síntomas que varían entre las personas», explica el investigador de la Universidad de Columbia (EEUU) y coautor del estudio, Jeffrey Shaman. «Algunas enferman mucho, pero otras muchas tienen síntomas leves», según el experto, y la mayoría de los infectados no son contabilizadas y siguen su vida normal, sin saber que son contagiosas y que, por lo tanto, pueden transmitir la enfermedad.

Shaman considera que estos contagiados sin detectar, con síntomas más leves, «fueron el principal conductor (de la epidemia)». Es lo que el investigador denomina una «transmisión sigilosa» que «vuela bajo el radar». «El descubrimiento más importante es que solo el 14% de las infecciones fueron documentadas. El 86% de los infectados no fueron detectados durante estas dos semanas», asegura. Estas personas con síntomas leves eran casi la mitad de contagiosas que los pacientes registrados (55 %). Sin embargo, su gran número provocó que «dirigieran y aumentaran la difusión».

El equipo de Shaman analizó la evolución del brote en China entre el 10 y el 23 de enero, desde que el virus comenzó a extenderse con rapidez y el país acordó restricciones al movimiento. Para ello, analizaron datos de móviles de usuarios para estimar los movimientos entre 375 ciudades chinas chinas y “construir un modelo matemático que representara las dinámicas de transmisión” entre estos lugares y tuviera en cuenta tanto las infecciones documentadas como las “invisibles”».

Estos resultados concuerdan con las estimaciones tempranas de epidemiólogos como Neil Ferguson y Marc Lipsitch, que ya el 21 de febrero calcularon de forma independiente que al menos dos tercios de los casos en viajeros desde China a otros países no habían sido detectados. Tampoco es el primer trabajo que incide en la importancia de los contagiadores presintomáticos: prepublicaciones pendientes de revisión ya señalaron a comienzos de marzo que los infectados podían transmitir la enfermedad desde muy temprano.