Los enfermos temen una ofensiva del Gobierno para dejar sin financiación a sus asociaciones

Los pacientes con cáncer piden que Illa se moje y no vete el apoyo que reciben de los laboratorios, como reclama la Comisión de Reconstrucción

Un grupo de sanitarios atiende a los pacientes en la UCI del Ramón y Cajal (Madrid) en plena pandemia (AP Photo/Manu Fernandez)
Un grupo de sanitarios atiende a los pacientes en la UCI del Ramón y Cajal (Madrid) en plena pandemia (AP Photo/Manu Fernandez)Manu FernandezAP

Sergio Alonso - Madrid

Los enfermos se han sumado a la larga lista de colectivos descontentos con la situación sanitaria que les rodea. En una carta fechada el pasado viernes, día 10, la presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (Gepac), Begoña Barragán, ha interpelado duramente al ministro de Sanidad, Salvador Illa, por el contenido concreto del dictamen de la Comisión de Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados y las alusiones que éste hace a las asociaciones de pacientes.

En lugar de proponer ayudarlas, asegura Barragán, se establece allí la prohibición de todo tipo de apoyo, directo e indirecto, de la industria, alejándose de lo que es práctica general en los países de la Unión Europea (UE). «Sr. ministro, estoy convencida de que a usted le han ocultado el régimen de transparencia, independencia y respeto mutuo por el que se rigen las relaciones entre las asociaciones de pacientes y la industria, tanto en España como en Europa», afirma.

La presidenta de Gepac recuerda al ministro que a dichas relaciones se les aplica el llamado código EFPIA, asumido desde al año 2000 en España por la patronal de los laboratorios farmacéuticos, Farmaindustria, y las empresas que operan en el sector.

Según este código, las relaciones se regulan por procedimientos regidos por los principios de transparencia, independencia, pluralidad de patrocinio y fomento del uso racional de los medicamentos. Barragán recalca en la carta que «los acuerdos quedan plasmados documentalmente, detallándose el contenido de la colaboración». «Sinceramente, creo que sería un despropósito que su Ministerio asumiese una medida injusta, antisocial y antieuropea», como refleja el dictamen de la Comisión de Reconstrucción Social y Económica.

En este punto, lamenta que las asociaciones de pacientes no hayan sido convocadas a la Comisión. En caso contrario, asegura, «no se habría incurrido en tan grave error, que encierra una política que, de ser aprobada, iría contra los pacientes y sus asociaciones, y también contra la lógica propia de un país moderno, como España, en el que sus leyes fomentan el ejercicio de la Responsabilidad Social Corporativa».

Barragán aprovecha para pedir a Salvador Illa que reciba a los pacientes con cáncer, se posicione a su favor y «en cualquier caso antes del 22 de julio, fecha de celebración del Pleno del Congreso de los Diputados, haga rectificar a quienes de modo incomprensible, nos han ignorado y, al parecer, buscan debilitarnos e incluso extinguirnos», asevera en la misiva enviada al ministro.

El enfado de esta asociación no es único. Según ha podido saber este periódico, otras asociaciones también estudian quejarse. El dictamen también ha sentado muy mal en la industria.

Una reserva de materiales y equipos de protección

Los pacientes no son los únicos agentes sanitarios que han hecho consideraciones con respecto a las recomendaciones de la Comisión de Reconstrucción del Congreso. La Sanidad privada, a través del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) ha lanzado un comunicado en el que demanda una mejora en las propuestas recogidas acerca del medicamento, así como «medidas que favorezcan la disponibilidad de productos sanitarios para la protección de la población y profesionales sanitarios y para el diagnóstico y tratamiento de los pacientes con priorización e impulso de la producción industrial española».