Nueva guerra entre el Gobierno y Madrid por los test en farmacias

La razón, la negativa de Sanidad a autorizar de forma explícita a estos establecimientos a realizar pruebas de antígenos, como quiere el Gobierno regional. Ayuso pide a la UE que los valide tras recibir el rechazo de Illa para diagnosticar a todos los madrileños antes de Navidad

El Gobierno de Pedro Sánchez y el Ejecutivo regional de Isabel Díaz Ayuso se encuentran a un paso de reanudar la polémica «guerra» sanitaria que mantienen desde el estallido en España de la pandemia de Covid-19. El escenario de la nueva batalla son las oficinas de farmacia y la razón, la negativa del Ministerio de Sanidad a autorizar de forma explícita a estos establecimientos a realizar test de antígenos, como quiere la Comunidad de Madrid.

En una misiva enviada a la Consejería de Sanidad el pasado día 13 de este mes, María Jesús Lamas, directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, dependiente del departamento que dirige Salvador Illa, se muestra reticente a la hora de dar luz verde para que los farmacéuticos puedan realizar este tipo de pruebas diagnósticas rápidas. En la carta, a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, Lamas subraya la necesidad de tener en cuenta los riesgos derivados de ampliar la realización de estos test «en unas condiciones distintas a las establecidas por el fabricante».

En este sentido, recuerda la posibilidad de «contagios cruzados, correcta comunicación y rastreo de casos y pérdida de responsabilidad legal del fabricante sobre los resultados de un uso distinto a las condiciones indicadas por él conforme a las cuales se autocertifica y obtiene el marcado CE». La misiva añade que «es necesario recordar que los test de antígeno disponibles actualmente en el mercado son de uso profesional, no de autodiagnóstico», y concluye asegurando que sí permitirá a las farmacias vender dos nuevos test de autodiagnóstico de anticuerpos para Covid-19. Al ser «para uso por personas profanas de acuerdo con la directiva europea, estos test disponen de marcado CE emitido por un organismo notificado, por lo que pueden comercializarse en nuestro país siempre que la venta se realice a través de las oficinas de farmacia y bajo prescripción médica».

Esta negativa implícita a que los boticarios sean los que realicen de forma directa los test en sus establecimientos llevó ayer a la propia presidenta regional, Díaz Ayuso, a anunciar que ha pedido a la Unión Europa (UE) que valide como forma de testeo que las farmacias puedan realizar las pruebas de antígenos. Según el Gobierno autonómico, «así se lo ha trasladado en una misiva enviada a la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, donde explica que los expertos madrileños establecen que las pruebas de antígenos se pueden realizar en otros centros sanitarios como farmacias porque sus profesionales están capacitados, garantizan la seguridad e higiene y los resultados se pueden comunica al sistema sanitario de Madrid».

Díaz Ayuso recuerda que las pruebas de Covid-19 en farmacias ya se utilizan en países europeos como Francia, Portugal y Reino Unido, así como en otros sistemas sanitarios consolidados como Estados Unidos, Austria o Canadá. «Actualmente, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios no nos permite utilizar estos centros. Por eso consideraría útil que alguna autoridad europea pudiera validar esta nueva forma de testeo, no sólo en España sino también para el resto de regiones europeas».

La idea del Gobierno regional era realizar pruebas masivas gratuitas a través de estos establecimientos. Poco antes de trascender el contenido de la carta enviada a la Comisión Europea, el vicepresidente autonómico Ignacio Aguado expresó su deseo de que antes de las navidades todos los madrileños puedan realizarse el test para reunirse de forma segura con sus familiares.

Hasta la fecha, Madrid es líder en la realización de pruebas de antígenos en España. La Comunidad de Madrid ha llevado a cabo más de tres millones de pruebas desde que comenzó la pandemia. Actualmente, se efectúan entre 170.000 y 200.000 pruebas semanales, y en la última semana ha realizado más de 130.000 test de antígenos. La capital de España no es el único territorio de nuestro país interesado en la realización de test desde las farmacias. Cataluña también está interesada, tras comprobar la eficacia obtenida por Madrid a la hora de reducir la incidencia de los contagios mediante el uso de estos test en centros de salud, polideportivos y otros espacios públicos.

El colectivo que se ha mostrado en contra es el de la enfermería, al considerar que supondría una invasión de sus competencias profesionales. Las organizaciones que representan a estos sanitarios rechazan también que las farmacias puedan participar también en campañas de vacunación.