“A ningún anciano de nuestra residencia le han puesto la vacuna por falta de stock”

El geriátrico de Els Tarongers d’Algimia, en Valencia, es uno de los que no han recibido ni la primera dosis: “No nos han dado si quiera fecha y desde el sistema sanitario nos dicen que ya llamarán”, lamenta el responsable del centro

Algunos de los ancianos de la residencia Els Tarongers d'Algimia de Valencia
Algunos de los ancianos de la residencia Els Tarongers d'Algimia de ValenciaLa Razón

El caos en el proceso de vacunación contra la Covid ha dejado al descubierto a muchas residencias de mayores como la de Els Tarongers d’Algimia, en Valencia. Desde que hace un mes comenzó en toda España el programa de suministro de dosis para la población más vulnerable de la pandemia (ancianos y sanitarios), en Els Tarongers no han recibido ninguna llamada. “Nuestros residentes están hasta el gorro, quieren que les pongan ya la primera dosis. Para ellos es fundamental porque desean volver a ver a sus familiares. Su forma de vida está muy limitada por el coronavirus y lo han pasado muy mal”, explica a LA RAZÓN Manuel Adriá, director del centro. Nos comenta que ellos tuvieron un brote el pasado 23 de diciembre y que el último positivo se registró el 6 de enero, “porque lo que, según la normativa, 14 días después de ese caso podrían haber comenzado la vacunación en el centro, pero nadie ha dado señales de vida”, añade.

Inicialmente podría sospecharse que el retraso vendría por el contagio de alguno de los residentes, pero según informa el directivo en referencia a la normativa enviada por la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana, “se recomienda la vacunación de las residencias que, aunque no se haya cerrado el brote epidemiológicamente, lleven más de 14 días sin nuevos casos. Nosotros sí hemos terminado hace tiempo con cualquier brote”. Según el mismo documento, residencias con brote activo (menos de 14 días desde el último caso), si después de hacer el estudio con PCR a todos los residentes y trabajadores del centro solo se han identificado casos en trabajadores o en menos del 20% de los residentes y, en aquellas con más del 20% de residentes positivos (brotes masivos), también se podrá realizar la vacunación a los residentes y trabajadores, si se puede garantizar una adecuada sectorización de los residentes.

“Yo cada día llamo al centro de salud y al hospital para preguntar cuándo vienen a vacunarnos y me dicen que no hay fecha todavía. Esto es por falta de stock o de organización”, apunta Adrià. A eso se suman las llamadas que con frecuencia recibe de los familiares de los residentes para ver cuándo sus padres y abuelos se vacunan: “Es normal, están asustados y preocupados. Sabemos lo letal que es este virus para los más mayores. Por eso nos telefonean para ver si sabemos algo y nuestra respuesta, muy a nuestro pesar, es que no tenemos noticias. La verdad es que todos los familiares están siendo pacientes y comprensivos. Oficialmente, desde que comenzó el programa de vacunación, nunca nos asignaron ningún día. De repente un día nos llamaron que iban a venir, pero luego llamaron para cancelar. Todos nuestros residentes deberían haber recibido ya la primera dosis y no lo han hecho. Esto no es justo”.

En este momento, en Els Tarongers d’Algimia viven 20 ancianos, la mayoría mayores de 80 años, y trabajan 20 personas, que tampoco han sido vacunados. “Aquí murieron siete personas por Covid, es un golpe duro”. Lo que le han comentado a Adrià diferentes personas es que lo que se está haciendo en este momento es priorizar las segundas dosis ante la falta de vacunas. “Y cuando reciban más, nos llamarán a los que no nos han puesto ninguna, pero no se dan cuenta de que los mayores deben seguir siendo la prioridad, porque son los más vulnerables”.