Sanidad ampliará la vacunación con AstraZeneca hasta los 65 años

El miércoles se reiniciará de nuevo el uso de esta vacuna en profesiones esenciales tras la suspensión por los casos de trombosis

El Consejo Interterritorial ha avalado el uso de la vacuna de Oxford hasta los 65 años. Aunque desde un principio la Agencia Europea del Medicamento (EMA) aprobó su administración a todas las personas mayores de 18 años, no había suficiente evidencia científica sobre su efectividad en la población mayor. En los ensayos iniciales de AstraZeneca, solo un 10% de los participantes tenía más de 55 años por lo que algunos países europeos, entre ellos Italia, Grecia, Alemania, Portugal, Suecia, Francia y Países Bajos, prefirieron ser cautos y no usarla en los ciudadanos que superaran esa edad.

España siguió la misma política. En la Estrategia de Vacunación del Ministerio de Sanidad se reservó su uso para aquellos trabajadores de profesiones esenciales (sanitarios de segunda línea, fuerzas y cuerpos de seguridad y docentes) menores de 55 años. Pero según se sucedían los estudios que aseguraban también su efectividad en población mayor los países empezaron a plantearse un cambio de estrategia. A principios de marzo, AstraZeneca dio a conocer los buenos resultados de un estudio del servicio de salud escocés tras vacunar a 1,1 millones de personas, que en su mayoría tenían más de 65 años. Comprobaron que la vacunación con este fármaco reducía en un 94% su riesgo de enfermar de gravedad por Covid.

El departamento que dirige Carolina Darias empezó entonces a tomar en consideración la posibilidad de eliminar el límite de edad de 55 años y subirlo hasta los 65, teniendo en cuenta, además, que España necesitaba más dosis de las que recibía y que la campaña de inmunización estaba siendo muy lenta. Pero cuando el Consejo Interterritorial se disponía a valorarlo hace dos semanas, saltaron los primeros casos de trombosis en personas vacunadas con AstraZeneca en varios países. Estos episodios provocaron que 16 estados, incluido el español, suspendieran su uso. El lunes pasado, el Ministerio de Sanidad, decidió poner en “stand by” la administración de estos sueros empujado por los crecientes casos de trombosis en personas que habían recibido este fármaco. En España se notificaron al menos tres eventos tromboembólicos, entre ellos el de una profesora que murió tras sufrir un ictus isquémico.

Solo tres días después, el jueves 18, la EMA concluyó que AstraZeneca es “segura y eficaz” y que los beneficios superan a los riesgos. Esa misma jornada, Darias anunció que se retomaría la inmunización con AstraZeneca. Y hoy, tras reunirse con los consejeros, se ha acordado seguir usándola en los grupos profesionales anteriores y, paralelamente, en los ciudadanos de entre 55 y 65 años.

Para reforzar su decisión, la ministra Carolina Darias ha apuntado los buenos datos que arrojan los resultados preliminares de un estudio hecho por AstraZeneca a más de 32.000 personas en EE. UU. El 20% tenía más de 65 años y se comprobó que en este grupo de edad la vacuna tenía una eficacia del 80%. “El Consejo Interterritorial ha acordado eliminar el limite de edad y ampliarlo a los 65 años”, aunque “esto va a quedar a la espera” de que se evalúe el estudio que AstraZeneca ha publicado este mismo lunes. “Lo que apunta, apunta bien”, ha adelantado la ministra.

El reto ahora del Ministero de Sanidad será acabar con la reticencia de la población a este fármaco. Tras los casos de trombos notificados en algunas personas que se vacunaron con AstraZeneca (en España se han comunicado al menos tres), y la posterior suspensión en 16 países, incluído el nuestro, ha cundido la desconfianza. De hecho, un 52% de los españoles considera que la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus es “insegura”, según una encuesta realizada por YouGov. Dicha encuesta sobre el uso de la vacuna de AstraZeneca se ha realizado en más de 8.000 personas en Reino Unido, Alemania, Italia, España, Dinamarca y Suecia.