Las mutuas se suman a la vacunación contra la Covid

Aportarán sus recursos de forma inmediata, como avanzó LA RAZÓN

Thumbnail

Las mutuas de accidentes de trabajo van a sumarse de manera inminente a la vacunación contra la Covid-19 en España, lo que podría amplificar la actual capacidad de inmunización de los servicios autonómicos de salud entre un 20% y un 30% de media. La entrada en campaña de estas asociaciones privadas de empresarios que colaboran en la gestión de las prestaciones públicas de la Seguridad Social responde a la petición que habían formulado en este sentido desde hace meses comunidades de distinto signo político, y es consecuencia del acuerdo de colaboración firmado ayer, un día después de las elecciones madrileñas, entre el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social Social y Migraciones, la Fundación CEOE y la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT), la patronal que representa a estos entes.

El convenio, cuyo contenido fue adelantado por LA RAZÓN el pasado 26 de abril, permitirá a las mutuas participar también en la práctica de pruebas diagnósticas para la detección de la Covid-19. Su grado de implicación en la localización de casos positivos de coronavirus –determinante para interrumpir la cadena de contagios– y en la inmunización quedará en manos de las autonomías que demanden sus servicios, aunque no será menor.

En estos momentos, disponen de más de 1.000 centros asistenciales propios y casi 15.000 sanitarios, entre médicos, enfermeros y otro personal especializado. De hecho, las mutuas ya jugaron un importante papel durante la primera ola de la pandemia al prestar asistencia a afectados desde sus hospitales o desplazando profesionales a centros de salud, residencias de mayores y discapacitados, hoteles medicalizados y hospitales de campaña. Entre ellos, el que montó la Comunidad de Madrid en el recinto ferial de Ifema o los que activó por su parte la Junta de Castilla y León en la Feria de Muestras de Valladolid o en Segovia.

Aunque el convenio no lo cita de forma explícita, los firmantes dan por hecho que las mutuas centrarán su participación en la campaña de vacunación en la que constituye su población protegida: los trabajadores. En ellas participan de forma voluntaria alrededor de 1,37 millones de empresas, el 98,5% de las existentes en nuestro país, y su cobertura se extiende, además, a cerca de 17 millones de trabajadores, uno de los núcleos principales que quedan aún pendientes de vacunar, pues la estrategia del Ministerio de Sanidad empezó por los mayores institucionalizados y los sanitarios, y en líneas generales, sigue la pauta de más a menos edad a la hora de administrar las dosis.

De acuerdo con el convenio firmado, las mutuas ponen a sus profesionales y dispositivos sanitarios a disposición de las autonomías que así lo deseen y la Fundación CEOE desplegaría una aplicación informática que ha desarrollado con la finalidad de gestionar citas de personas interesadas en someterse a una prueba de diagnóstico de la Covid-19. Dicha aplicación podría servir también para la citación de cara a las vacunaciones y se pondrá a disposición de las autoridades competentes sin coste alguno para las arcas públicas.

Inmunidad de rebaño

La vacunación en la población activa resulta fundamental para alcanzar la inmunidad de rebaño a finales de ese mes de agosto, como prometió el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo que implicaría inyectar los dos sueros de Pfizer, Moderna o AstraZeneca, o la monodosis de Janssen antes de esa fecha. Tendrían que recibirlos unos 33 millones de personas y, hasta la fecha, España apenas ha superado los cinco millones.

Se da la paradoja de que trabajadores que fueron esenciales y estuvieron en primera línea durante la primera ola no han recibido aún ninguna dosis de las vacunas por no cumplir aún las condiciones estipuladas por el Ministerio de Sanidad y las autonomías en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS) y no forman parte aún, por tanto, de la estrategia de vacunación. Tampoco lo están siendo profesionales que serán vitales para reactivar la economía este verano, como los que desarrollan su labor en sectore como el turístico o el de la hostelería.

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, aseguró ayer sentirse «muy satisfecho» con un acuerdo que llega «en un momento muy oportuno», ya que va a haber, después de los compromisos adquiridos con las farmacéuticas, una aceleración en el proceso de vacunación durante los próximos meses, detalló, calificando como «absolutamente factible» alcanzar el 70% de vacunados en verano, ya que «las vacunas van a llegar».

Pese a este aumento de la llegada de dosis, Escrivá reconoció la necesidad de «reforzar la logística» del plan de vacunación. Según explicó, con este acuerdo «casi 7.000 trabajadores de las mutuas y toda su capacidad logística se ponen a disposición del proceso de vacunación. Puede ayudar a que el proceso sea todavía más ágil», informa Ep.