Los ocho motivos que convierten a la proteína en polvo en un superalimento, según la ciencia

Durante años este suplemento se había considerado dañino, algo que muchas investigaciones han desmentido

Proteína en polvo.
Proteína en polvo. FOTO: La Razón (Custom Credit)

La imagen de un culturista y su batido. Esta popular instantánea se convirtió en relevante en la década de los 80 gracias a la expansión del mundo del gimnasio y culto al cuerpo en gran parte extendida por Arnold Schwarzenegger.

El polifacético actor se convirtió en una de las leyendas de este deporte antes de dar el paso a la política aunque su musculatura lo ha acompañado toda la vida. Este tipo de imágenes convirtieron a la proteína en polvo en una herramienta para aquellos que querían muscular sus cuerpos y, durante muchos años, estuvo demonizada incluso por los propios médicos.

Estos polvos de proteína se pusieron de moda gracias a su facilidad para tomar y la necesidad de incrementar las dosis de esta nutriente. Así, muchas marcas se enfrascaron en el mundo del fitness para poder ofrecer proteínas aunque con resultados dispares.

Uno de los mayores mitos acerca de este alimento es que dañaba los riñones si se tomaba en exceso, algo que la ciencia ha conseguido desmentir a base de reiteradas investigaciones. A pesar de ello muchas son las personas que siguen viendo este suplemento como algo nocivo y evitan su toma.

Gracias a los distintos estudios poco a poco este alimento ha ido entrando en más hogares, incluso, para aquellos que no van al gimnasio. Gracias al incremento de la popularidad de este tipo de entrenamiento en los últimos años, el deporte de fuerza también ha conseguido ir perdiendo estigmas que lo han perseguido a lo largo de la historia moderna.

La ciencia a favor del batido de proteínas

La importancia de la proteina en la salud es total. Más allá de su papel en el crecimiento de los músculos es necesaria para la vida y el organismo. Adrián Díaz Rúa, Doctor en fisiología por la Universidad de Vigo y formulado de suplementación deportiva es uno de los referentes en España en este campo y la divulgación acerca de este tipo de alimentos.

Gracias a su papel en redes sociales e investigaciones científicas ha conseguido en los últimos años llevar este tipo de alimentos a un nuevo nivel. Consultado para este medio, Díaz Ruá ha expuesto los ocho grandes motivos que convierten a la proteína en polvo en un superalimento, todos respaldados pro investigaciones de primer nivel.

  • Es la proteína con mayor valor biológico: este indica cuán completa es esa proteína, ya que hace referencia a la capacidad de “satisfacer las necesidades de aminoácidos humanas”.
  • Alto contenido de aminoácidos esenciales: la proteína en polvo contiene todos los aminoácidos esenciales (EAA), entre ellos, existen 3 que son muy importantes para la síntesis proteica muscular: los BCAAs (Branded Chained Aminoacids o Aminoácidos de cadena ramificada), siendo el más importante la Leucina. Además, la proteína de suero (Whey) es la fuente proteica con mayor contenido en este aminoácido, destaca el especialista.
  • Disminuye el apetito y ayuda a luchar contra la obesidad: La proteína de suero ha demostrado mejorar la composición corporal, disminuir el apetito y ayudar a una mayor pérdida de peso por encima de la mayoría de otros tipos de proteína.
  • Mejora los niveles de glucosa e insulina: Gracias a investigaciones como la de Pal, S., & Radavelli‐Bagatini, S. (2013) se ha descubierto que el consumo de proteína de suero mejora las concentraciones de glucosa e insulina en sangre.
  • Mejora el perfil de lípidos: el especialista expone que esto ayuda a reducir la presión arterial y así consigue mejorar la función vascular para evitar dolencias a largo plazo.
  • Disminución de la permeabilidad intestinal: este tema se encuentra en la actualidad en plena discusión por parte de los especialistas. Según las últimas evidencias científicas, Díaz Rúa expone que la proteína en suero disminuye esta permeabilidad permitiendo mejoras en trastornos como la enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa.
  • Mejora la salud hepática: La suplementación con proteína de suero ha demostrado mejorar las transaminasas (enzimas hepáticas), reducir los marcadores inflamatorios y reducir la acumulación de grasa hepática (esteatosis).
  • Mejora la respuesta inmune: gracias a que la proteína de suero contiene inmunoglobulinas (alfa-lactoalbúmina y beta-lactoalbúmina), lactoferrina se convierte en una excelente aliada contra muchas enfermedades.